El Rey recibe a Alfonso Fernández Mañueco en La Zarzuela - EFE / Vídeo: Felipe VI recibe en audiencia a Emiliano García-Page

El Rey, «tan preocupado como todos» por la falta de Gobierno

Don Felipe recibió a Revilla y Mañueco y el miércoles verá a Puig y a Martínez-Almeida

MadridActualizado:

«No conviene decir nada porque las cosas están complicadas», pero el Rey está «tan preocupado como todos» por la falta de Gobierno tres meses después de las elecciones. El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, describió así al Rey tras visitarle ayer en el Palacio de La Zarzuela. Revilla ha sido el cuarto presidente autonómico que ha pasado esta semana por el despacho de Don Felipe para participar en la ronda de audiencias convocada por el Monarca con los nuevos cargos electos.

El Rey también ha recibido a los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. Y la próxima semana proseguirá la ronda de audiencias con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, a quien ha citado a las cuatro y media de la tarde del miércoles. Ese mismo día, una hora después, el Rey recibirá al nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Pendiente de la investidura

Don Felipe tiene programados seis actos públicos la próxima semana, pero ha despejado su agenda durante los momentos clave de la sesión de investidura. Pase lo que pase en la votación, la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, deberá acudir a La Zarzuela para comunicar oficialmente al Rey el resultado de la misma.

En el hipotético caso de que Pedro Sánchez recibiera la confianza de la Cámara, Don Felipe debería firmar un Real Decreto, refrendado por Batet, en el que le nombraría presidente del Gobierno y, una vez publicado en el Boletín Oficial del Estado, Sánchez tendría que prometer o jurar su cargo ante el Rey. Si, por el contrario, la investidura es fallida, Don Felipe deberá decidir si convoca una nueva ronda de consultas o deja pasar el verano para dar tiempo a los partidos y que lleven a cabo las actuaciones que consideren convenientes. En caso de investidura fallida, se pondrá en marcha el contador de los dos meses que establece la Constitución para que el Rey disuelva las Cortes y convoque nuevas elecciones.

Lo previsible es que el último fin de semana de julio el Rey traslade su residencia al Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, donde alterna la actividad como Jefe del Estado con el descanso y el deporte. Prospere o no la sesión de investidura, Pedro Sánchez se trasladará a Mallorca a principios de agosto para mantener con el Rey el tradicional despacho de verano.