Cargas en los aledaños del Parlamento navarro
Cargas en los aledaños del Parlamento navarro - P.O.

La Policía Foral entra en el palacio ocupado por los abertzales en Pamplona

Se ha vivido cierta tensión en las calles cercanas, incluso ha llegado a haber cargas junto al Parlamento de Navarra

PamplonaActualizado:

Técnicos del Gobierno de Navarra, acompañados de agentes de la Policía Foral, han entrado esta madrugada en el palacio ocupado por jóvenes abertzales en el centro de Pamplona. Lo curioso es que en el momento de entrar el edificio se encontraba vacío. Sin embargo, a lo largo de la mañana sí que se ha vivido cierta tensión en las calles cercanas. Incluso ha llegado a haber alguna carga policial junto al Parlamento de Navarra. Los abertzales, que entraron por la fuerza en septiembre de 2017, denuncian «numerosas irregularidades jurídicas» en la entrada de la Policía.

Desde la semana pasada había orden de que técnicos del Gobierno de Navarra, propietario del edificio ocupado, entraran para comprobar si durante las obras realizadas por los jóvenes, sin permiso y sin ningún criterio técnico, se habían producido daños de carácter estructural. Ya durante el primer desalojo producido en agosto, se comprobó que el edificio corría riesgo de derrumbe y de incendio.

Esta madrugada, técnicos del Gobierno junto con agentes de la Policía Foral han entrado para realizar la inspección del edificio. En el interior del edificio no había nadie pero de inmediato sí que se han registrado protestas en el exterior. Alrededor de 200 personas, en su mayoría muy jóvenes, han ido recorriendo los diferentes puntos en los que la Policía impedía el acceso a los alrededores del edificio ocupado, profiriendo insultos a los agentes. Tan sólo se ha producido alguna carga policial cuando los jóvenes se han acercado al Parlamento de Navarra y han cortado la carretera.

Los jóvenes abertzales, los que entraron por la fuerza hace año y medio se quejan de que «lejos de ser una inspección, está siendo un desalojo encubierto con un montón de irregularidades jurídicas».

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha asegurado que «no se ha producido un desalojo ya que no había nadie en el momento en que ha entrado la Policía Foral junto con los técnicos de Patrimonio en el edificio. Lo que se está haciendo es un informe técnico porque entendemos que la seguridad del edificio es primordial y es preferente». Respecto a si se permitirá o no una nueva reocupación, la consejera ha asegurado que se actuará en función de lo que diga el informe técnico.

La réplica de los «okupas» del Palacio no se ha hecho esperar y se han manifestado esta misma tarde frente al Parlamento de Navarra . Una convocatoria a la que han acudido unas 500 personas y en la que han vivido momentos de tensión.