Descubre las consecuencias de que CDC se quede sin grupo propio - EFE

Ciudadanos envía a Convergencia al Grupo Mixto

PP, PSOE y Podemos se lavan las manos al abstenerse durante la votación de la Mesa

Los diputados de Convergencia se quedan sin grupo parlamentario propio por primera vez desde la Transición

MADRIDActualizado:

Los dos votos de Ciudadanos en la Mesa del Congreso han precipitado que el Partit Demócrata Catalá (PDC), la antigua CDC, no pueda formar grupo parlamentario propio en la Cámara Baja. La formación naranja ha votado en contra de las pretensiones del grupo catalán, mientras los otros tres partidos presentes en la Mesa (PP, PSOE y Podemos) han decidido lavarse las manos y abstenerse en la votación, por lo que el partido que lidera Albert Rivera ha impuesto su tesis.

Ha sido precisamente este político el primero en anunciar públicamente la decisión a través de su cuenta de Twitter, aunque los cuatro partidos mayoritarios habían acordado que fuera la presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien explicara la decisión adoptada.

La tercera autoridad del Estado compareció para subrayar que los argumentos presentados el viernes por Convergencia y los comentarios de los servicios jurídicos al respecto «no han generado ninguna aclaración» y «no han hecho más que constatar las dudas que teníamos».

«Los resultados no cumplen con los requisitos contemplados en el reglamento. Sí alcanza cinco diputados pero no se ha conseguido el 15% de los votos emitidos en las circunscripciones en que se ha presentado», ha subrayado ante la prensa. Pastor también ha hecho hincapié en que «nunca en un caso similar se había aprobado un grupo parlamentario» y ha negado que el desafío lanzado por el Parlament haya tenido algo que ver en la decisión. «La Mesa actúa conforme al ordenamiento jurídico y así lo vamos a hacer siempre», remachó, recordando que la decisión es, en todo caso, recurrible.

Con esta decisión, los ocho diputados de Convergencia pueden ahora pasar al Grupo Mixto y compartir cupo de iniciativas e intervenciones parlamentarias así como presupuesto con los otros partidos que han logrado el respaldo electoral suficiente como para constituir grupo propio. Esto es, Nueva Canarias, Coalición Canaria, Foro Asturias o UPN. Otra opción es integrarse con ERC o PNV. Es la primera vez en la historia de la democracia que Convergencia no logra el respaldo electoral necesario para conformar grupo parlamentario propio. El Senado también denegó ayer su petición.

No obstante, la decisión no sorprende a nadie. Máxime desde el desafío lanzado por el Parlamento catalán al poner fecha para celebrar el debate sobre la desconexión de España. Las posiciones de PP y PSOE han ido endureciéndose desde la interpretación favorable del Reglamento que anticipaban a puerta cerrada hace tan solo unas semanas hasta la posición más estricta que han defendido hoy. Aun así, la abstención -decidida a sabiendas del «no» de Ciudadanos-, revela el peso político de la decisión, ya que tanto PP como PSOE evitan el grupo propio de Convergencia pero eluden enfrentarse de manera directa con el partido catalán para no reducir aún más las posibilidades de una negociación futura.

Reglamento

El problema radica en que según el Reglamento del Congreso, para contar con grupo propio un partido debe haber conseguido un mínimo del 15 por ciento de votos en las circunscripciones por las que se presenta. Y Convergencia no llega a este porcentaje en Barcelona ni en Tarragona. Sí lo hace, sin embargo, si se contabiliza la media de las cuatro provincias catalanas.

El otro punto cuestionado por la Mesa era la nueva denominación pues el Partit Demòcrata Català (PDC) aún no tiene el visto bueno definitivo de Interior. Los independentistas alegaron que el nombre de un grupo parlamentario no exige estar inscrito en el registro de partidos y que, en cualquier caso, su pretensión no supone vulnerar la legalidad.

Confluencias

La Mesa del Congres también rechazó la conformación de grupo propio por parte de las dos confluencias de Podemos que lo habían soliciatdo: En Marea y A la Valenciana. La primera quedrá englobada dentro del grupo Unidos Podemos y la segunda sopesa si integrarse en el Grupo Mixto. La mayoría de la Mesa consideró que el Reglamento no permite esta escisión al tratarse de coaliciones electorales.

Castigo de Podemos

La abstención de Podemos tampoco ha pasado desapercibida ya que esta formación apuntó la semana pasada que votaría a favor del grupo propio de Convergencia. Pero finalmente ha sido la confluencia catalana En Comú Podem la que ha marcado el sentido del voto de todo el grupo, defendiendo que no procedía dar este apoyo cuando Convergencia se había negado a apoyar a su candidato, Xabier Domènech, a presidente del Congreso. Según el secretario cuarto de la Mesa y miembro de esta última formación, Marcelo Expósito, su abstención le fue anunciada hace ya varios días al portavoz de Convergencia, Francesc Homs, y también los motivos. Ademas, Expósito ha explicado que el partido catalán no reunía los requisitos exigidos y que la concesión de su grupo propio hubiera sido tanto como retorcer el Reglamento.