Imagen captada por las fuerzas de seguridad del estadon de una narcolancha cargada de fardos
Imagen captada por las fuerzas de seguridad del estadon de una narcolancha cargada de fardos - ABC

Interior se desentiende de la operación armada de Marruecos contra la inmigración

El tiroteo a una lancha el martes deja una mujer muerta. Hay al menos un detenido español

MadridActualizado:

«No tenemos nada que decir». Es la respuesta que el Ministerio del Interior trasladó a este diario en relación a las tres operaciones contra presuntas organizaciones dedicadas a la inmigración ilegal, que en un gesto fuera de lo habitual, Marruecos ha hecho públicas en las últimas 48 horas y que han tenido como resultado la muerte de al menos una mujer de nacionalidad marroquí por disparos y la detención de varios ciudadanos españoles.

Estas actuaciones, llevadas a cabo entre el pasado sábado por la noche y el martes, parecen mostrar la voluntad de Rabat de intentar reducir la salida de pateras hacia el Mediterráneo, si bien Interior ha rehusado confirmar ese supuesto, comentar si hay algún tipo de acción coordinada o siquiera si ha tenido conocimiento previo de estas intervenciones.

El número de embarcaciones que han salido de las costas del Reino vecino rumbo a España en lo que va de año se acerca a las 1.300 y han transportado en conjunto a más de 32.000 hombres, mujeres y menores a bordo. Las autoridades marroquíes aseguran que, por su parte, han abortado el intento de partida de otros 54.000 inmigrantes más hacia la UE. En las últimas fechas, además, las agencia de noticias dan cuenta de la acumulación noche tras noche de cientos de personas en las playas del norte marroquí que, siguiendo un rumor difundido por las redes sociales, aguardan a ser llevados de forma gratuita a tierra española. «El pueblo quiere patera gratis», puede leerse en una de las pancartas que aparece en un vídeo difundido por internet según mencionó este miércoles Efe, que indica que el gobierno alauí ha tratado hasta ahora de minimizar el alcance de este «hrig», la emigración clandestina de sus jóvenes, que estarían intentando huir masivamente del país acuciados por la represión -particularmente intensa en el Rif un desempleo asfixiante.

En la misma zona

A lo largo de este verano, Salvamento Marítimo ha informado de que cerca de la mitad de los rescatados de las embarcaciones que cruzan el Mediterráneo son marroquíes, y muchos de ellos menores. El descontento y las ansias de éxodo ya no se oculta ni en los estadios de fútbol. «Lo siento patria mía, nos han machacado y hemos preferido emigrar» podía leerse recientemente en el campo del Berkane, al noreste del país.

Precisamente en la zona próxima a la playa de Martil, en aguas jurisdiccionales marroquíes al sur de Ceuta, una de las que acogen las concentraciones nocturnas de los «candidatos a la emigración» -como les denomina Marruecos en sus comunicaciones oficiales- es donde se han sucedido los incidentes que implican a súbditos españoles. El primero de ellos, patrón de una lancha rápida que fue tiroteada el martes por la Marina Real Alaui cuando transportaba una veintena de inmigrantes, permanecía ayer arrestado en Tetuán, si bien webs de información insisten en que junto a él se encontraban otro español y un marroquí residente en nuestro país que tripulaban la embarcación.

El Ministerio del Interior dijo a este diario no tener conocimiento más que de la detención del piloto de la embarcación. Se tata de un individuo con antecedentes que le señalan como autor de 25 delitos, que ha sido detenido 16 veces con anterioridad y sobre el que desde febrero pesa una orden de alejamiento por violencia de género.

En la operación que desembocó en su arresto resultaron heridos cuatro inmigrantes, una de ellas una mujer de 22 años que falleció en el hospital de Mdiq-Fnideq, cerca de Tetuán. Otro es un joven de Alhucemas que, según el sitio M24, que fue trasladado a Rabat en estado crítico después de que fuera necesario imputarle un brazo. Todos los pasajeros, que diversas fuentes calculan en un grupo de entre 18 y 20 personas, eran marroquíes.

«Candidatos»

Aparte de este episodio, la Dirección General de Seguridad Nacional de Marruecos difundía ayer la captura el día anterior en Tánger de otro ciudadano español como «principal sospechoso» de pertenencia a una red criminal «especializada en fraude y el tráfico de inmigrantes», que era arrestado por la policía judicial junto a un «compinche marroquí».

Hay un tercer incidente revelado por el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas del país vecino, que el lunes notificaba que la Marina y la Gendarmería habían frenado la noche del sábado al domingo «una operación de emigración clandestina» cuando lograron alejar de la ya mencionada playa de Martil a una lancha que trataba de llegar hasta ellas para embarcar personas.