Pablo Casado en una foto reciente
Pablo Casado en una foto reciente - ABC

El hijo de un asesinado por ETA pide a Casado que sea reconocido como víctima

En una carte le pide al líder popular «que el reconocimiento como víctimas de pleno derecho forme parte de tu contrato con España»

Actualizado:

José Miguel Cedillo, hijo del policía nacional Antonio Cedillo Toscano, asesinado por la organización terrorista ETA en la localidad vasca de Rentería en 1982, ha remitido una carta abierta al nuevo presidente del PP, Pablo Casado, en la que le pide que incluya en su «contrato con España» el «reconocimiento» como «víctimas de pleno derecho» de huérfanos por crímenes de la banda.

«Ahora que estás en la máxima responsabilidad de tu partido, y como líder nacional te pido (...) la máxima sensibilidad con la reparación y el reconocimiento que nos garantice poder desarrollar dignamente nuestro proyecto de vida», escribe el sevillano José Miguel Cedillo en su carta dirigida a Casado, en la que, «como huérfano de ETA con secuelas acreditadas», le pide al líder popular «que el reconocimiento como víctimas de pleno derecho forme parte de tu contrato con España».

En su misiva, recogida por Europa Press, Cedillo se incluye entre «los niños a los que los terroristas arrebataron a nuestros padres, y que hoy como adultos tenemos fobias, inseguridades, ansiedades, enfermedades y lastres que nos han impedido desarrollarnos en facetas tan importantes como la construcción de un proyecto de vida autónomo e independiente».

«Si nuestro día a día es una cuesta arriba para todo lo cotidiano, imagínate para formarnos profesionalmente, para hacer una entrevista de trabajo o para conseguir la confianza de un contrato y poder mantenerlo cuando llegan los días grises», añade el hijo del policía Antonio Cedillo, quien sostiene que «hay mucho trabajo por hacer en este sentido».

Sobre todo, según precisa, «hay que corregir la interpretación cicatera y errónea de la Ley de Solidaridad, que nos deja fuera al negarnos la condición de víctimas de pleno derecho a personas que no estuvimos presentes en los atentados, pero que tenemos secuelas acreditadas como consecuencia de éste».

José Miguel Cedillo -de 39 años y padre de dos hijos- escribe que «es urgente que la sensibilidad con las víctimas que en estos días» ha escuchado a Pablo Casado «sean algo más que un gesto», así como que el presidente del PP «se ocupe y preocupe de gente como yo, que necesitamos al Estado, independientemente de quien gobierne».

Para Cedillo, «contribuir a que el relato del fin de ETA en España se cierre en firme exige ayudar a que huérfanos con secuelas tengamos el reconocimiento que nos permita vivir en paz».

El hijo del policía asesinado pide al presidente del PP que se ponga «al lado de las víctimas, de los huérfanos de ETA que ya no aguantamos más, y que no soportaríamos que nuestras reivindicaciones cayeran en la trinchera del rifirrafe político de nuevo».