Artur Mas abandona el Supremo tras declarar en el juicio del «procés»
Artur Mas abandona el Supremo tras declarar en el juicio del «procés» - EFE

El Govern y Unipost tramaron destruir pruebas del 1-O

Investigan el papel de Mas en el contrato a una empresa para el referéndum ilegal

BarcelonaActualizado:

La clave es un esquema que la Guardia Civil incautó a un exalto cargo del Govern en los registros que en septiembre de 2017 ordenó el juzgado que investiga los preparativos del referéndum independentista. Francesc Sutrias, entonces director de Patrimonio de la Generalitat, tenía en su poder un papel que evidenciaba la maquinación de un plan para destruir pruebas de la organización de dicha consulta.

El manuscrito, según consta en uno de los últimos informes que la Guardia Civil ha remitido al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, desvela una reunión de Sutrias con el director general de Unipost, Pablo Raventós, y con el empresario, exdiputado de Esquerra y exmilitante de la banda terrorista Terra Lliure, Xavier Vendrell. Según la Guardia Civil, el objetivo de este encuentro había sido establecer cómo debía responder el responsables de la empresa -y también los trabajadores- si se le exigía explicaciones sobre los encargos de la logística para la consulta ilegal. La indicación consta en la primera de las columnas del manuscrito. Encabezada con el apellido «Raventós», dejaba clara cuál sería la contestación que debía darse: «Trabajo es trabajo y tengo contacto con la Generalitat y pedidos que me hacen (cuantos más mejor)».

También abordaron en aquella cita la importancia de borrar las grabaciones de las cámaras de seguridad de Unipost, la empresa postal responsable de los 45.000 sobres incautados -justamente el día anterior al hallazgo del manuscrito -en una nave industrial. Estaban ya preparados para ser enviados a las personas que debían formar parte de las mesas electorales del referéndum. Así consta en la segunda de las columnas del manuscrito, donde aparece una anotación en letras mayúsculas concluyente: «Urgente borrar cámara». Las anotaciones también demuestran que Sutrias era «perfectamente consciente» de los delitos que se les podría imputar, pues así lo plasmó en las anotaciones. Tanto Sutrias como Raventós y el empresario Pau Furriol -dueño de la nave donde se hallaron los sobres, y con quien Sutrias se veía a menudo- están entre la cuarentena de investigados por el juzgado barcelonés en la causa de los preparativos del referéndum.

Declara el director de TV3

Imputados en la causa también están el director de TV3, Vicent Sanchís, y el Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, que ayer declararon en sede judicial por emitir anuncios del 1-O. Al salir de la declaración, Sanchís dijo a los medios que no considera que haya cometido desobediencia, y Gordillo alegó que él solo es responsable de los contenidos de la cadena.

Por otra parte, otro de los informes de la causa desvela que la Guardia Civil investiga también la implicación del expresidente Artur Mas en la contratación de la empresa T-Systems para dar apoyo informático al 1-O, que promovió su sucesor.