Fotografía facilitada por la Generalitat, de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, y la consellera de la Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, tras el encuentro que mantuvieron ayer en Madrid
Fotografía facilitada por la Generalitat, de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, y la consellera de la Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, tras el encuentro que mantuvieron ayer en Madrid - EFE

El Gobierno accede a que la comisión bilateral aborde «vías de participación para el futuro de Cataluña»

Se ha buscado una redacción «suficientemente amplia» como para que cada parte entienda lo que considere, pero «no se negociará el derecho a decidir». Es una contrapartida para que Cataluña vuelva a los órganos multilaterales

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La primera reunión de la comisión bilateral entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña se celebrará el próximo 1 de agosto en Barcelona. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, ha accedido a que en un punto del orden del día el gobierno catalán pueda hablar de la situación de los presos y del planteamiento del referéndum.

El resultado es que se ha pactado un orden del día de 13 puntos. Varios de ellos son meramente procedimentales, como el que se refiere a la aprobación del acta de la anterior reunión, que se reunió hace siete años. Pero hay dos puntos clave. Según se explica desde el departamente de Batet, es en el punto 6 del orden del día donde se accede a una demanda que hacía el conseller de Exteriores, Ernest Maragall. Ese punto hace referencia a las consideracones de la Generalitat sobre la situación política en Cataluña. Y se divide en dos subapartados; la primera referida a «derechos y libertades», donde los independentistas insistirán en la libertad de los presos. El segundo apartado de ese punto se referirá a la « vías de participación democrática de los ciudadanos catalanes en las decisiones sobre su futuro político».

Sobre este último punto el Gobierno señala que la redacción es «suficientemen amplio» como para que cada parte haga su interpretación. Desde el departamento de Batet son claros: «Este punto se incluye a petición de la Generalitat, pero eso no significa abordar ninguna negociación. Y aquí se les dirá cuál es la posición del Estado, y es que no se va a negociar el derecho a decidir».

El punto 5 se dedicará a un análisis de la conflictividad, centrado esencialmente en los recursos ante el Constitucional. Durante semanas Batet ha negociado con la portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi, pero también con Maragall cómo se desarrollaría el orden del día en esta primera reunión. Batet se reunió el lunes con Maragall y ayer recibió en el ministerio a Artadi, en la primera reunión presencial entre ambas, al menos que se hiciera pública, después de que ambas llevasen semanas manteniendo el nivel de contacto más habitual entre Gobierno y Generalitat. Una reunión que inicialmente no estaba incluida en la agenda del Gobierno.

Desde el Gobierno se insiste en lo complejo que ha sido cerrar el orden del día por las exigencias de la Generalitat, que «solo querían hablar de presos y referéndum». Aseguran que en esos campos la respuesta será la de siempre: «El Gobierno no puede hacer nada en ninguno de esos campos», dicen.

Pero Batet no quería que esta primera reunión se centrase simplemente en las reivindicaciones de la generalitat, y en el punto 7 ha logrado incluir su contrapartida: «Consideraciones del Estado en relación con la participación de la Generalitat en los órganos multilaterales de cooperación y coordinación». Lo que pretende el Gobierno es que Cataluña corresponda la política de distensión volviendo al Consejo de Política Fiscal y Financiera para negociar el nuevo modelo de financiación autonómica. Es aspiración del Gobierno que eso se extienda también a una futura conferencia de presidentes autonómicos que el Gobierno planea convocar después del verano. Pero Cataluña inssite en la relación bilateral con el Estado precisamente en este foro que se va a reunir el día 1.

Por el lado del Gobierno la delegación estará presidida por Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública; y estará acompañada por la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera. Además de los secretarios de Estado de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor; Hacienda, Inés María Bardón; Infraestructuras, Pedro Saura, y Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla. Mientras que por parte de la Generalitat la comisión está presidida por el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, y está formada también por el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; la consellera de Presidencia, Elsa Artadi; la secretaria general de Acción Exterior, Mercè Salvat, y el delegado del Govern en Madrid, Ferran Mascarell.