Bauzá se da de baja del PP - ISABEL PERMUY | Vídeo: EP

El expresidente de Baleares José Ramón Bauzá se da de baja del PP

El principal motivo de la marcha del político mallorquín de la formación popular sería la actual línea regionalista del partido en el Archipiélago, motivación que ha sido cuestionada desde Génova

Palma de MallorcaActualizado:

El expresidente de Baleares José Ramón Bauzá se ha dado de baja del PP y ha renunciado además a su acta como senador autonómico. Según ha avanzado este miércoles el diario «Última Hora» y ha podido confirmar ABC, la razón decisiva de la marcha de Bauzá del partido en el que militó durante dos décadas habría sido la actual línea regionalista de la formación popular en el Archipiélago, por ejemplo en materia lingüística. En la actualidad, el presidente del PP balear es Biel Company. Por su parte, fuentes oficiales de la dirección nacional del PP han cuestionado las motivaciones expuestas por Bauzá para justificar su abandono del partido.

«Al contrario de lo que ocurre en otros lugares de España, desgraciadamente en nuestras islas ha sido nuestro propio partido, a través de los gobiernos populares precedentes al mío, el que ha sembrado y regado un nacionalismo que la izquierda no ha necesitado más que explotar», afirma Bauzá en el escrito en el que explica las razones de su marcha.

El ya exmilitante del PP recalca que durante la pasada legislatura, como presidente autonómico, trató de revertir «años de catalanización de Baleares explotados en su máxima potencia por la izquierda, pero cuyo germen había sido, desgraciadamente, producto de las decisiones y la legislación del Partido Popular».

En su escrito de renuncia, Bauzá formula además varias preguntas. «¿Cómo es posible que la dirección nacional del Partido Popular defienda en sus discursos hasta la aplicación indefinida del 155 en Cataluña, mientras permite y potencia que en su propio partido se defiendan las mismas políticas que consideramos aberrantes cuando las promueven otras formaciones políticas?», se interroga el expresidente. «¿Cómo se puede afirmar que hay que defender a los castellanoparlantes y al español mientras el partido en Baleares apoya subvencionar rótulos en catalán o que éste sea un requisito en el acceso a la función pública, incluso en puestos que no requieren la atención directa al público?», añade Bauzá.

«¿Cómo se puede decir que se lucha sin complejos contra el nacionalismo cuando la dirección ratificada del PP balear defiende que no existe el adoctrinamiento en nuestras islas, pese a que ha sido documentado por múltiples medios de comunicación?», prosigue el político mallorquín, quien también se hace la siguiente pregunta: «¿Cómo se puede decir que el Partido Popular es un partido único y cohesionado en torno a una idea de España, cuando hace tan sólo una semana el PP balear propuso a una candidata a uno de los principales municipios de Mallorca que dice que se avergüenza de España por las cargas policiales del 1 de octubre y que manda mucha fuerza al pueblo catalán en su lucha?».

La respuesta de Génova

En ese contexto, fuentes oficiales del PP nacional, que preside Pablo Casado, han señalado inicialmente que «Bauzá, lejos de conseguir descatalanizar Baleares, excitó la catalanización de Baleares y, como consecuencia, el PP pasó de 35 a 20 diputados, los peores resultados del partido en la Comunidad». En cualquier caso, el PP también ha indicado que la marcha de Bauzá «es una mala noticia» y ha añadido que le agradece «todo lo que ha hecho», deseándole «lo mejor de aquí en adelante».

Desde Génova se han hecho constar otras discrepancias en relación al escrito en el que Bauzá explica las razones de su marcha. «Si por algo se caracteriza la Dirección Nacional es, entre otras cosas, por la defensa del castellano», recuerda el PP. Precisamente, en la convención celebrada el pasado fin de semana, Casado señaló que cuando el PP gobierne aprobará una ley que «consagre la libertad de elección educativa de los padres, también de la concertada». Dicha ley garantizará «la enseñanza en castellano en toda España» y erradicará «el adoctrinamiento nacionalista y el dogmatismo de la izquierda».

Además, la Dirección Nacional también ha recordado que los diputados del PP en el Congreso han presentado una Proposición No de Ley para «garantizar el uso del castellano en términos de libertad e igualdad». Dicha propuesta «insta al Gobierno a promover una legislación básica que garantice el ejercicio del derecho constitucional al uso del castellano en toda España». Desde el PP se ha añadido, por último, que aunque aceptan la marcha de Bauzá, no pueden aceptar «unas críticas injustificadas» que, además, «ni siquiera se habían expresado en los órganos y foros internos».

Desencuentros previos

Cabe recordar que Company, exconsejero de Agricultura y hoy diputado autonómico, fue elegido como nuevo líder de los populares del Archipiélago en el congreso regional celebrado en marzo de 2017, en donde se impuso con claridad a la candidatura alternativa encabezada por Bauzá. En concreto, Company logró el 71,8 por ciento de los votos de los militantes frente al 27,1 por ciento de los sufragios obtenidos por su contrincante.

Desde entonces, una de las prioridades de Company ha sido la de intentar recomponer la unidad del partido en Baleares, dividido entre el sector denominado regionalista y el considerado españolista. En la presente legislatura se da, además, la circunstancia añadida de que el PP no gobierna en la Comunidad en ninguna de las principales instituciones. En ese sentido, otro de los retos de Company es conseguir que en los comicios autonómicos y municipales del próximo mes de mayo el PP obtenga unos resultados que le permitan estar en condiciones de volver a gobernar en Baleares, en solitario o con el apoyo de otras formaciones.

La situación de crisis política en el seno del PP balear había empezado en julio de 2015, por los malos resultados obtenidos en los comicios autonómicos y municipales de aquel año. Bauzá había sido el presidente de la Comunidad entre 2011 y 2015 con una clara mayoría absoluta, que perdió en los citados comicios. Los populares volvieron a ganar en Baleares, pero con una mayoría insuficiente. Ese hecho posibilitó la conformación de tripartitos en las principales instituciones, integrados por el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos. De ese modo, la socialista Francina Armengol relevó a Bauzá al frente del Ejecutivo de la Comunidad.