Luisa Fernanda Rudi
Luisa Fernanda Rudi - EFE

Las enmiendas alientan el debate sobre la regeneración en el PP

La ponencia política y de estatutos es la más discutida; se debatirán 4.000 propuestas

MADRIDActualizado:

Génova gestiona estos días un auténtico aluvión de enmiendas a los textos presentados por la dirección nacional del PP para su debate en el XVIII Congreso, que tendrá por lema «España, adelante». En la cita no habrá discusión alguna sobre el líder, pero sí sobre el funcionamiento interno del partido. Y el número de propuestas de modificación, supresión o adición registradas por los compromisarios, hasta 4.000, parecen refrendar, al menos sobre el papel, la tesis de la cúpula sobre que este congreso será el más participativo de todos. «Es un récord», comentó ayer la presidenta del comité organizador del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, sobre la cifra redonda, que duplica las que se debatieron en el cónclave de Valencia de 2008 (2.124) y hace cinco años en Sevilla (1.532).

Como era de esperar, el texto con más propuestas de modificación es la ponencia de Políltica y de Estatutos (1.285), que coordina el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo. Le siguen los textos de Educación (840), Social (740), Económica y Administración Territorial (715) y Europa (420). Los compromisarios forzarán ante el plenario del congreso, delante de los 3.128 delegados, los consabidos debates abiertos sobre el sistema de elección del líder, la acumulación de cargos en una misma persona o la limitación de mandatos. La dirección, que admite haber recibido «muchas propuestas» en estos temas, cree sin embargo haber zanjado el principal, la reclamación de primarias, con su sistema de «doble vuelta», en el que primero votan los militantes y en última instancia deciden los delegados. Aunque Génova negociará en los próximos días con el PP de Madrid y podría haber algunos retoques, tiene claro que no renunciará al sistema de compromisarios para elegir al presidente.

En todo caso, el plenario del congreso popular debatirá el viernes día 10 sobre nuevas demandas registradas por los compromisarios. El concejal en el Ayuntamiento de Madrid Íñigo Henríquez de Luna defenderá la separación progresiva de las funciones del Gobierno y del partido, de manera que se limite la acumulación de cargos y la duración de los mandatos de gobierno. El edil, que lleva años liderando la batalla por las primarias en el PP, pedirá avanzar hacia la «bicefalia» que practica el PNV, aunque con la salvedad del presidente. Critica así que los mismos se sienten en los gobiernos y en los cuadros directivos del partido, una demanda que califica de «clamor» dentro del PP. Henríquez de Luna asegura que no centra su demanda sobre la secretaria general, María Dolores de Cospedal, quien es también ministra de Defensa y presidenta del PP de Castilla-La Mancha. Su dardo está dirigido más bien al PP de Madrid, donde Cristina Cifuentes y cuatro de sus consejeros del Gobierno autonómico dirigen la gestora. En la acumulación de poder «está el caldo de cultivo de la corrupción», señala el «número dos» de Esperanza Aguirre, quien propició esa acumulación de poderes durante su etapa al frente de Madrid.

Dirección «integradora»

Otra de las novedades registradas vía enmienda, también propuestas por el edil madrileño, es la necesidad de que el PP consagre en sus estatutos el principio de integración de candidaturas tras la elección del líder. Plantea que el ganador incorpore en su nueva dirección -nacional o regional- a miembros de las listas que han perdido la votación y hubieran obtenido al menos un 10% de los votos en la primera vuelta. «La democracia interna no se puede convertir en una excusa para laminar a los compañeros de partido», asegura el presidente del PP del distrito de Salamanca, que cree que así se fomenta la unidad pero, sobre todo, se da voz a todas las corrientes.

Una propuesta más -que en su día defendió Cristina Cifuentes, aunque finalmente no lo ha propuesto para el congreso- es celebrar primarias para la elección de candidatos electorales. Henríquez de Luna lo ve necesario en municipios con más de 20.000 habitantes y siempre que el PP no esté ya en el Gobierno. Génova no contempla incorporar estas propuestas.

Según los datos ofrecidos por Luisa Fernanda Rudi, el 69% de los compromisarios elegidos son hombres y el 31% son mujeres. El perfil medio del compromisario electo «responde a un profesional de 48 años» y, según la clasificación por profesiones facilitada por Génova, al cónclave acudirán 55 médicos, 168 profesores de enseñanza, 30 agricultores, 9 ganaderos, 36 amas de casa, 20 jubilados, 19 trabajadores de las construcción, 146 desempleados y 246 estudiantes. El «gremio» más abultado lo forman los abogados y profesionales del Derecho, hasta 363 compromisarios del PP.

La delegada de mayor edad tiene 84 años y el más joven, 19 años. Son de Canarias y Baleares, respectivamente.