El portavoz de En Comù y candidato a la Generalitat Xavier Doménech
El portavoz de En Comù y candidato a la Generalitat Xavier Doménech - EFE

Elecciones Cataluña 21DDomènech reclama referéndum y bilateralidad para ser llave del próximo Govern

Sus planteamientos lo separan por completo de Ciudadanos y no le acercan tampoco a Iceta

BarcelonaActualizado:

Catalunya En Comù pelea contra unas encuestas que le otorgan un descenso en los sondeos. Su batalla en estas elecciones está en el vagón de cola, tratando de evitar la última plaza en competencia con la CUP y el PP. Pero Xavier Domènech explota la baza de que sin mayorías claras en uno y otro bloque, sus escaños pueden ser decisivo.

Su campaña se está centrando en reivindicar que su formación tendrá «la llave» para la formación de un ejecutivo. Presentar su debilidad como una virtud y convencer al «millón de indecisos» de que cuando más grande sea esa llave más opciones tendrá de marcar el rumbo. El riesgo, claro está, es seguir atrapado en una dinámica de polarización que les cierre todavía más el espacio.

Esta mañana, en una conferencia organizada por El Periódico de Cataluña, Domènech, que esta tarde recibirá en un acto en Tarragona a Pablo Iglesias, ha presentado los cinco aspectos que pondrá encima de le mesa de cara a negociar la formación del Govern. Acuerdos para «desbloquear la situación del país».

Entre esas condiciones destacan la apuesta por un «nuevo estatus político para Cataluña» que aseguran debe «superar» el marco estatutario y debe implicar «más autogobierno y un nuevo marco de relaciones de bilateralidad. «Tenemos que recuperar la dignidad de Cataluña, y eso también pasa por poder hablar de tú a tú con el Gobierno del Estado», ha dicho Domènech.

La segunda llave para el desbloqueo sería «un pacto de claridad en Cataluña sobre un referéndum acordado». Domènech apuesta por «un gran acuerdo» al estilo canadiense que establezca en qué condiciones se celebraría «un referéndum acordado».

Estas dos cuestiones impiden cualquier entendimiento con Ciudadanos, que es la fórmula que desea Iceta. Pero tampoco pone fácil el entendimiento con el PSC, que no defiende el referéndum. Y aunque Pedro Sánchez ganó las primarias con la bandera de la plurinacionalidad en consonancia con Iceta, lo cierto es que los socialistas no están aludiendo a ello en campaña y su apuesta siempre ha sido el de un reconocimiento más enmarcado en términos culturales. Los independentistas tendrían que retroceder varios pasos para enmarcarse en estas tesis.

Los otros tres acuerdos sí son más asumibles para el PSC. Uno de ellos apuesta por «blindar los derechos sociales y reactivar la economía con unos presupuestos sociales» y fijar una hoja de ruta para que en ocho años haya un «suelo de inversión social» en el 28% del PIB. También podrían hablar con los socialistas de una nueva fiscalidad progresiva que aboga por «recuperar el impuesto de sucesiones, modificar el de patrimonio, y un IRPF progresivo» que aumentaría los impuestos a las rentas de más de 60.000 euros. La quinta llave es una apelación más genérica sobre la unidad en la defensa de los intereses de Cataluña.

Domènech ha defendido que «la única solución» pasa por un ejecutivo «transversal» que represente la «pluralidad del país» para «avanzar en el autogobierno y poner la agenda social en el centro».