Manuel Charlín, en una fotografía tomada en 2010 - EFE

Detenidos el histórico narco Manuel Charlín y su hijo en una macrooperación policial en Galicia

La Policía entra en la mansión de los Charlines y practica una decena de detenciones en Cambados y Vilanova de Arosa

Actualizado:

La Policía ha desarollado una macrooperación contra el tráfico de drogas en Galicia y en otros puntos, en la que ha sido detenido el histórico narcotraficante gallego Manuel Charlín Gama, patriarca del clan de los Charlines, dedicados desde hace décadas al tráfico de drogas y con numerosas condenas a sus espaldas.

Decenas de agentes han irrumpido a primera hora de este miércoles en su mansión de Vilanova de Arosa, donde se ha llevado a cabo un registro. Uno de sus hijos, Melchor Charlín, también ha sido arrestado.

No son las únicas detenciones que se han practicado. Según ha podido saber ABC, la Policía ha realizado una decena de arrestados relacionados con un cargamento de 2.500 kilos de cocaína. La embarcación ha sido abordada por los GEO y está siendo remolcado a Canarias.

Se han realizado registros en las localidades gallegas de Boiro, Riveira, Villagarcía de Arousa, Vilanova de Arousa y Cambados; en Marbella (Málaga); en Huelva; y en Yuncos (Toledo).

Charlín, de 85 años, es uno de los patriarcas más poderosos relacionado con el narcotráfico en España. Su nombre saltó a los medios de comunicaciones a raíz de la «operación Nécora», desarrollada por el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en 1990, en lo que fue el primer gran golpe asestado contra las bandas del narcotráfico arousano que operaban en las rías gallegas.

Detenido en julio de aquel año, fue sin embargo absuelto dentro de este macroproceso, aunque ya conocía la cárcel por condenas previas. Cumplió pena entre 1982 y 1985, y retornó a ella en 1987, donde estuvo recluido tres años más. Su primera sentencia importante llegó en 1999, cuando la Audiencia Nacional le condenó a 20 años de cárcel por organizar el transporte en barco de 600 kilos de cocaína desde Colombia hasta las costas de Galicia.

En febrero de 2003 fue igualmente condenado, junto a otros trece miembros del clan, a 15 años de cárcel y al pago de una multa de 2.916.000 euros por los delitos de blanqueo de dinero procedente del narcotráfico y fraude fiscal. En 2007 el Tribunal Supremo rebajó de 15 a 13 años la pena impuesta al retirarle uno de los delitos contra la Hacienda Pública por el que había sido condenado.

En prisión continuó hasta el 17 de julio de 2010, fecha en la recuperó la libertad gracias a la nueva doctrina del Tribunal Constitucional que hace posible la refundición de las penas cuando se cumplen dos o más condenas. Tenía 78 años y había pasado veinte años ininterrumpidos en la cárcel.