Vehículo blindado sobre ruedas Piranha 5, que servirá como base para desarollar los prototipos del nuevo 8x8
Vehículo blindado sobre ruedas Piranha 5, que servirá como base para desarollar los prototipos del nuevo 8x8 - ABC

Defensa adjudica el vehículo 8x8 a General Dynamics, Indra y Sapa

En tres años elaborarán cinco prototipos «made in Spain» con la base del Piranha 5 para el Ejército de Tierra

MadridActualizado:

El Ministerio de Defensa ha adjudicado el programa tecnológico para el desarrollo del futuro vehículo blindado 8x8 del Ejército de Tierra a las empresas General Dynamics-Santa Bárbara Sistemas, Indra y Sapa, que se han constituido en una Unión Temporal de Empresas (UTE) y que ayer suscribieron el acuerdo con la Dirección General de Armamento y Material.

El contrato de I+D+i tiene un valor de 89,2 millones de euros y tiene como objetivo la construcción de cinco vehículos prototipos durante tres años (2016-2018) que sirvan para desarrollar un modelo final de vehículo blindado de infantería de ocho ruedas, que equipará al Ejército de Tierra y podrá ser exportado con tecnología íntegramente española.

Tras un periodo de cuatro meses en los que el Ministerio de Defensa valoró otras dos ofertas de plataformistas de la italiana Iveco y la finlandesa Patria, la oferta ganadora resultó el vehículo Piranha 5 de General Dynamics-Santa Bárbara Sistemas. Esta filial española de la empresa estadounidense General Dynamics contará con la tecnología de Indra y Sapa para poner en común un proyecto clave para la futura transformación del Ejército, con unidades cada vez más ágiles y despliegues más rápidos en zona de operaciones.

La multinacional Indra, con sede en Madrid, aportará su conocimiento en electrónica y comunicaciones en el área de Defensa, mientras que la guipuzcoana Sapa será la encargada de desarrollar su sistema motopropulsor y transmisión.

El denominado programa «VCR 8x8» es un viejo proyecto del Ejército de Tierra que data de 2007 y resucitado durante el tramo final de la legislatura para sustituir a los vehículos BMR (Blindado Medio Ruedas porta personal 6x6) más vulnerables a las amenazas de los conflictos asimétricos como se experimentó en Afganistán.

La recién creada UTE se encuentra a la espera del convenio de financiación con el Ministerio de Industria para comenzar el proyecto. Se construirán cinco prototipos para experimentar en diferentes tecnologías que se incorporarán al vehículo final. Éste se construirá en las fábricas de General Dynamics-Santa Bárbara Sistemas en Trubia (Asturias) y Sevilla, ya que la UTE tendrá la autoridad y diseño del modelo resultante.

Las cinco claves

Esas cinco tecnologías o prototipos son:

1. El incremento de seguridad, con un proyecto de detección de disparos por infrarrojos o sonido que activaría un blindaje activo ante lanzagranadas, por ejemplo.

2. Conciencia situacional, con la instalación de cámaras de visión que permitan a la tripulación del vehículo 8x8 ser conscientes del entorno que les rodea.

3. Observador avanzado, con una pértiga que recoge información visual a larga distancia.

4. Mando, control y comunicaciones.

5. Nuevas tecnologías de motopropulsión y eficiencia energética.La modalidad de UTE para el proyecto del vehículo blindado 8x8 es en cierto modo novedosa en el ámbito de Defensa.

El Ministerio ha querido sentar las bases para que empresas españolas del sector vayan de la mano en proyectos concretos desde su fase de I+D+i. Además permitirá la exportación sin depender de otro país o empresa internacional de Defensa.

Subcontratistas

Otras empresas españolas del sector participarán en el proyecto como subcontratistas de la UTE, informan fuentes cercanas al proyecto del vehículo 8x8. De este modo, se inicia un nuevo ciclo inversor en el ámbito de la industria de Defensa diferente al habitual de encargo por unidades y con tecnología de otros países (fundamentalmente estadounidense como era el caso del sistema de combate de los buques de guerra, por ejemplo) o la compra directa a empresas extranjeras.

Tras los tres años de investigación y después de probar los cinco prototipos se licitará un número de unidades acorde a las necesidades que estipule el Estado Mayor de la Defensa. Fuentes del sector hablan de una posible necesidad situada entre 350 y 400 vehículos, con unos costes estimados entre 1.000 y 1.500 millones de euros. El Ejército de Tierra espera tener plenamente operativo el nuevo vehículo 8x8 en 2018.