Los tres candidatosa la secretaría general del PSOE durante el debate
Los tres candidatosa la secretaría general del PSOE durante el debate - AFP

Los dardos envenenados que se han lanzado Díaz y Sánchez durante el debate

El esperadísimo debate entre los tres candidatos a la secretaría general del PSOE ha superado las expectativas de bronca y gresca que los más atrevidos habían vaticinado

Actualizado:

El esperadísimo debate entre los tres candidatos a la secretaría general del PSOE ha superado las expectativas de bronca y gresca que los más atrevidos habían vaticinado; una mayoría creía que se trataría de una contienda más o menos pacífica con algún instante altisonante y aguerrido, incluso los propios protagonistas confiaban en ello antes de empezar. Sin embargo, el acto se ha convertido en en un intercambio de golpes entre Pedro Sánchez y Susana Díaz en el que el tercero en discordia, Patxi López, trataba de erigirse como alternativa.

Las pullas de Díaz

1. Los «vaivenes» de Sánchez y de su proyecto para el PSOE han sido otra de las principales acusaciones que ha lanzado Díaz contra el exsecretario general: «No sé qué quieres hacer con Podemos», ha apuntado en una de sus intervenciones. Sánchez, que ha sacado papeles en cuatro ocasiones en los que relacionaba la candidatura de Díaz con el color azul, ha contestado a la andaluza incidiendo en que los barones «no se han podemizado» por pactar gobiernos autonómicos con Podemos y, concretamente, se ha dirigido a ella para decirle que «no se ha derechizado» por pactar con Ciudadanos en Andalucía.

2. La indefinición de Sánchez también se ha convertido en una de las pullas de Díaz durante el debate sobre el modelo de país: «Pedro, no se puede tener cada día de la semana una visión de España», ha apuntado la presidenta del Ejecutivo andaluz. Precisamente ha sido durante la respuesta de Sánchez —mientras éste enumeraba algunas frases de Díaz sobre Cataluña— cuando la dirigente socialista le ha acusado de mentir. «Mira Pedro, no se puede faltar a la verdad. Te reconozco que en estas semanas has sido muy imaginativo», ha subrayado Díaz dirigiéndose a Sánchez, que se ha refirmado en su idea de definir España como una «nación de naciones». Es más, ha recordado que la candidata «no ha presentado todavía su proyecto», lo que ha provocado un gesto en el rostro de la andaluza.

3. La presidenta de Andalucía ha cargado duramente contra el exsecretario general y aspirante a la reelección, acusándole de no inspirar la suficiente confianza en las filas socialistas. Incluso, le ha llegado a espetar: «Si tu problema fuese yo, habría acabado hace mucho tiempo (...). Tu problema no soy yo, eres tú y cuando la gente no se fía de ti, deberías hacértelo ver». La situación ha llegado hasta tal punto de tensión que la dirigente socialista ha reprochado a su rival: «No mientas, cariño».

Los ataques de Sánchez

4. Por su parte, Sánchez insistió en la abstención y le ha dicho a Díaz directamente: «Podrás convenir conmigo en que la abstención al PP fue el peor de los errores que hemos cometido (...) Al PSOE no hay que rescatarle de los militantes. Hay que rescatarle del PP».

5. Sánchez también ha acusado a su contrincante de no tener un programa bien pensado y armado: «Hablando de coherencia con una candidata que no ha presentado aún su proyecto, que lo va a presentar mañana. Antes del recuento, por favor, Susana».

6. El candidato a liderar el PSOE ha lanzado otras perlas como: «Por coherencia y credibilidad, hoy estoy en el paro» o «La abstención fue un error Patxi, tú (Díaz) podías haber renunciado también al escaño».

López, el mediador

López aprovechó el cruce de reproches entre sus contrincantes para visibilizar el choque entre ambos y erigirse como alternativa: «La Secretaría General no es ningún billete para llegar a Moncloa. Se necesita una dedicación de 25 horas al día para unir, para vertebrar, para recuperar músculo (...). El PSOE necesita un secretario general a jornada completa, no a media jornada». A esto, ha agregado: «Si soy secretario general lo que haré el 22 es llamaros, decir se ha acabado la broma. Vamos a ver cómo sumamos de verdad, cómo integramos ideas, propuestas y sensibilidad (...) Si no soy secretario general, llamaré al que haya sido elegido y os diré 'a vuestra disposición'».

Aunque, el haber mantenido la compostura durante el acto tampoco le ha librado de lanzar dardo envenenados como el que le ha dirigido a Sánchez: «Vamos a ver, Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?».