Cuando Rivera decía «no» a Sánchez

El líder de Ciudadanos aseguraba hasta el 26-M que no se planteaba pactar con el «sanchismo»

Actualizado:

Donde dije digo digo Diego. Apenas unas horas después de que Pedro Sánchez pidiera públicamente a Ciudadanos que levantara el «cordón sanitario» al PSOE para llegar a pactos autonómicos y municipales tras el 26-M, la formación liderada por Albert Rivera dejó atrás el «no» rotundo al «sanchismo» del que había hecho gala durante toda la campaña electoral y que repetía constantemente, como se ve en el vídeo que acompaña estas líneas.

Sin embargo, Ciudadanos evita ahora vetar al PSOE (y a Vox) y asegura que decidirá sus socios para alianzas en comunidades y municipios «caso por caso» para rentabilizar su condición de bisagra.

Si antes del Comité Ejecutivo de Cs de ayer, Begoña Villacís decía en COPE que «a Sánchez hay que ponerle coto no entregándole gobiernos territoriales», la misma candidata cambiaba de criterio y decía horas después en TVE que «se tiene que singularizar cada espacio» porque «cada espacio tiene sus singularidades».

El mensaje desde Cs durante la campaña era que solo existía la opción de entenderse con socialistas «disidentes con el sanchismo», pero ayer Inés Arrimadas evitó hablar de «disidentes» y remitió al recién nacido comité de pactos para analizar cada situación concreta en comunidades y municipios. El objetivo ahora es rentabilizar su condición de bisagra.