Carmen Calvo
Carmen Calvo - EFE

Carmen Calvo, la mujer para todo del presidente Sánchez

Sánchez le encomendó la elaboración de las leyes de Igualdad del partido y la negociación del artículo 155 con el antiguo Gobierno

Los ministros de Pedro Sánchez toma posesión de sus cargos

Actualizado:

Carmen Calvo Poyato (Córdoba, 7 de junio de 1957) será la número dos del Gobierno que liderará Pedro Sánchez. Vicepresidenta del Ejecutivo, ministra de Igualdad y responsable también de Relaciones con las Cortes, Calvo aúna en su persona todos los requisitos que el nuevo presidente quería para el nuevo Gobierno.

A partir del periodo de las primarias del PSOE Calvo se ha convertido en una de las personas más importantes e influyentes en el entorno del secretario general de los socialistas.

Doctora en Derecho Constitucional, durante este año en la dirección socialista ha seguido ejerciendo como docente en la Universidad. Unas tareas que ahora tendrá que relegar, porque Calvo pasa a ser piedra angular del Gobierno. Fue la persona a quien Sánchez confió, en solitario en un principio, la tarea de empezar a negociar los términos y la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Calvo aportará al nuevo Gobierno experiencia de gestión, algo de lo que adolece el propio presidente. Fue consejera de Cultura y Deportes de la Junta de Andalucía entre 1996 y 2004. Ese año José Luis Rodríguez Zapatero la reclamó para el Gobierno de España como ministra de Cultura. Un cargo que desempeñó durante algo más de tres años.

Sánchez la recuperó para la primera línea política como secretaria de Igualdad del PSOE. Ha sido la encargada de coordinar la propuesta socialista de una ley por la igualdad salarial y otra contra la brecha de género en el empleo. Como ministra de Igualdad éstas serán sus primeras prioridades.

El presidente ha querido recuperar el ministerio que creo en su día José Luis Rodríguez Zapatero, pero ha querido ir más allá reforzando a su titular como vicepresidenta única del Ejecutivo. Igualdad, experiencia de gestión y discurso sobre Cataluña son los tres ingredientes que el presidente ha visto en ella para convertirla en su número dos.

También será la máxima responsable de la relación con el Congreso de los Diputados, donde la portavoz será Adriana Lastra, la número dos del partido. Una cuestión clave para el Gobierno, ya que cuenta con una situación muy precaria con solo 84 diputados en el Congreso.

Algunos esperaban un golpe efectista para la cartera de Igualdad, como colocar a un hombre. En las quinielas sonaba el líder del PSC, Miquel Iceta. Pero Pedro Sánchez se ha reservado un as en la manga para el que estaba claro iba a ser un Ministerio en plenitud, y no una secretaría de Estado como ha sido durante las últimas dos legislaturas, con la hoy senadora Susana Camarero, del PP valenciano; y el extécnico de Fomento con Ana Pastor, el aragonés Mario Garcés.

La entidad que da a Igualdad el PSOE, un Ministerio que Zapatero creó para Bibiana Aído, la ha heredado Pedro Sánchez, que ha colocado a la mujer fuerte de su Gobierno al frente. Carmen Calvo es una feminista convencida, firme defensora de los derechos de la mujer, de la necesidad de promover la conciliación de la vida laboral y familiar y la igualdad de género desde el propio derecho constitucional, del que esta jurista cordobesa es doctora universitaria.

El gesto proigualdad de Sánchez, que se ha colocado siempre del lado del colectivo feminista y también hacia el LGTBi, era previsible y ha sido bien acogido por las asociaciones de mujeres. También entre las víctimas del maltrato y las entidades que las representan, puesto que creen que Calvo es una mujer que «sabe escuchar» las necesidades de estos colectivos. Calvo, junto con Ángeles Álvarez en el Congreso, han abanderado las peticiones socialistas en los PGE destinadas al pacto de Estado contra la violencia machista. De ellas es el «triunfo» de igualar los derechos de los huérfanos víctimas de esta lacra, que hasta el momento cobraban solamente 190 euros. A partir de septiembre, y en virtud de la enmienda encajada por Álvarez que ahora aplicará el PSOE, cobrarán los 677 euros previstos en las cuentas generales del Estado.