Bono, durante la presentación a la prensa de su libro ayer en Madrid - EFE

Bono: «El federalismo asimétrico es como un cura que no cree en Dios»

El expresidente del Congreso se distancia de la posición que el PSOE ha abrazado para tratar de salvar al PSC y calla cuando se le pregunta sobre su valoración del proyecto de Rubalcaba

MADRID Actualizado:

El ex presidente del Congreso, José Bono, añadió ayer su crítica al suma y sigue de voces socialistas que cuestionan el vuelco hacia el «federalismo» que Alfredo Pérez Rubalcaba ha decidido abanderar al frente del PSOE para intentar que el PSC salve los muebles en las elecciones catalanas.

Como ya hiciera en una entrevista publicada este fin de semana en ABC, Bono se distanció ayer del «federalismo asimétrico», del que dijo «es como un cura que no cree en Dios». «Lo federal evoca igualdad» y llegar a ello sólo puede ser «por el camino constitucional», ha advertido, para poner en evidencia que el apellido «asimétrico» no cabe en este caso porque implica «la negación de la igualdad dentro de la misma propuesta». Sin perder de vista la intención electoral de la postura adoptada por el líder del PSOE, más tarde, el también ex titular de Defensa confesó que le «duele contemplar la posibilida de que España y Cataluña se escindan» y que le «importa más eso que ganar elecciones, que gane uno u otro».

Los interrogantes sobre la situación interna del PSOE y la relación en quiebra con el PSC se multiplicaron durante el encuentro que Bono mantuvo ayer con los medios de comunicación para presentar sus diarios (“Les voy a contar. Ed. Planeta), acto en el que trató de no entrar en polémicas.

«Creo que hoy tienen ustedes suficientes titulares de mi libro» fue su respuesta cuando fue preguntado por su valoración del proyecto político de Rubalcaba, que se negó a dar, aunque poco antes Bono había narrado por sí mismo una anécdota reveladora sobre el hoy secretario general de los socialistas .

Según relató el ex ministro de Defensa, toda la plana mayor del PSOE regresaba en avión de Bilbao del entierro del presidente del partido, Ramón Rubial, en mayo de 1999, y Rubalcaba comentó en broma mientras avanzaba por el pasillo: «Me dan ganas de quedarme en el aeropuerto porque si hoy un accidente yo sería el único sustituto de todos vosotros». Contado el episodio, Bono arrancó las risas apostillando «y no hizo falta que nos estrellásemos para que nos sustituyera a todos». Para añadir acidez, precisar que José Bono refería semejante episodio inmediatamente después de recordar que José María Benegas escribió en 1998 a Felipe González pidiéndole que se presentara con el argumento: «cómo vamos a ganar si nos empeñamos en hacer política con los suplentes, cuando los titulares no están lesionados».

El ex presidente del Congreso recurrió a otra anécdota para ilustrar lo que piensa del PSC. Afirmó que rechazó ser presidente del PSOE en la primera Ejecutiva de José Luis Rodríguez Zapatero tras el 35 congreso (en el que ambos compitieron) porque no estaba de acuerdo con el modelo de partido. Según ha relatado, Pasqual Maragall le ofreció el cargo y él lo rechazó con éste argumento: «Si yo hubiera ganado tú no le estarías ofreciendo la presidencia del partido a nadie». Sobre aquél cónclave, que perdió por 9 votos frente a Zapatero, el ex ministro se ha negado a revelar si fue la retirada del apoyo de Felipe González lo que hizo finalmente fracasar su candidatura. «Eso será objeto del segundo tomo de los diarios», zanjó.

Bono reclamó ayer la autonomía del político, el poder ser «autónomo» y lo hizo para revindicar la derogación de la Ley Electoral. «Es urgente, no puede ser que dificulte o condiciones la política», dijo.