Sergio Ríos,el pasado lunes
Sergio Ríos,el pasado lunes - EFE

El juez prohíbe salir de España al chófer de Bárcenas y al policía que fue asesor de Cospedal

Ambos han declarado como investigados en la pieza «Kitchen» por el robo de documentos en 2013 al extesorero del PP

MadridActualizado:

El juez Manuel García Castellón, instructor del caso Tándem, ha acordado la prohibición de salir de España al que fuera chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos, quien declaró ayer martes unas tres horas por la operación Kitchen, en la que supuestamente sustrajo documentos en 2013 al extesorero del PP. Además ha adoptado la misma media con respecto al comisario Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal por su supuesta participación en dicha operación. Al exchófer, ahora policía, le ha retirado el pasaporte y le obliga a comparecer cada mes en el juzgado, según informaron fuentes jurídicas.

Ambos declararon ayer y hoy en el marco de la pieza secreta del caso Tándem y tras su declaración los fiscales Anticorrupción de la causa pidieron las citadas medidas cautelares. Ríos, que el lunes se acogió por segunda vez a su derecho a no declarar en la causa como investigado, ayer sí respondió a todas las preguntas que le hicieron durante las tres horas de interrogatorio, tanto a los fiscales como al juez y a sus abogados.

Fue el exchófer de Bárcenas, actualmente agente de la Policía Nacional, quien presuntamente sustrajo documentos al extesorero del PP en el marco de esa operación policial que puso en marcha el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz con la ayuda del excomisario José Villarejo.

La operación se produjo en 2013, cuando Ríos, que entonces no era policía, actuó presuntamente como confidente policial para robar a Bárcenas documentos comprometedores para el PP.

Supuestamente, esta operación se financió con fondos reservados, de donde habrían salido los 48.000 euros que pudo cobrar el chófer a cambio de robar los documentos.

Además de Ríos, García Castellón ha citado esta semana a una docena de personas, entre ellas el excomisario José Villarejo, el ex director adjunto operativo de la Policía Nacional Eugenio Pino y el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño, que deberán declarar el jueves en relación a esta operación.

Este mañana también han declarado como testigos, el extesorero del PP (en prisión por Gürtel) y su mujer, Rosalía Iglesias, quienes ya declararon como imputados sobre Kitchen ante el juez que investiga la caja b del PP, José de la Mata.

La operación Kitchen ha dado lugar a otra línea de investigación con respecto a la contabilidad paralela del partido y por ese motivo De la Mata interrogó el pasado 21 de diciembre al extesorero y a su mujer.

Bárcenas explicó entonces a De la Mata que su chófer llevó, por encargo suyo, documentos sobre la contabilidad paralela del partido desde la sede del PP a un estudio de restauración de su mujer, a la que también trasladó a Soto del Real cuando estuvo en prisión preventiva, así como una carpeta con documentos al despacho de su entonces abogado, información que, aseguró, después fue aportada.

Sostuvo además que esos papeles no eran tan relevantes para la causa en comparación con otros documentos que ya había aportado y descargó la responsabilidad en caso de que algo faltara en terceras personas.