Momento del izado de la bandera de combate en la fragata «Blas de Lezo», en Guecho - p. p.

La fragata «Blas de Lezo» recibe en Guecho la bandera de combate, «que nos representa a todos los españoles»

«Con este acto se refuerzan los históricos lazos de unión de la Armada con el pueblo vasco», destaca su comandante. Fue entregada por la princesa Ana de Orleans

Actualizado:

La fragata de la Armada Española F-103 «Blas de Lezo» ha recibido este mediodía en la localidad vizcaína de Guecho la bandera de combate, uno de los hitos más importantes en la vida operativa de un buque de guerra, en un acto castrense presidido por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y en el que ha ejercido de madrina la Princesa Doña Ana de Orleans, Duquesa de Calabria.

Han acudido, entre otras autoridades civiles y militares, el delegado del gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, el presidente de la Autoridad Portuaria, el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río, y el Almirante de la Flota, Santiago Bolíbar Piñeiro. Ha sido un acto cargado de simbolismo y emotividad, por ser Blas de Lazo, que nació en Pasajes (Guipúzcoa) en 1689, uno de los grandes héroes de la historia naval española. A lo que se suma el hecho de que es Guecho la localidad natal del titular de Defensa.

La enseña ha sido confeccionada y ofrecida por el Real Club Marítimo del Abra y Sporting Club, que suma más de 3.000 socios en estos momentos tras 17 años de existencia. En concreto, ha sido su presidente, Estanislao Rey-Baltar -quien ha destacado que el club «ha tenido las puertas abiertas siempre a la Armada» y ha recordado que «son muchos los marinos vascos ilustres en la historia naval»- el encargado de entregar la bandera, plegada, a la Duquesa de Calabria.

«Blas de Lezo supo defender los intereses de España ahí donde se le requirió», ha destacado la madrina del acto. «Su Majestad el Rey me encarga trasladar a todos los miembros de la Armada, y muy especialmente a la dotación de este buque, su saludo más afectuoso y su agradecimiento por el impecable trabajo que realizáis al servicio de España».

«La bandera que hoy recibís nos representa a todos los españoles. Es la seña de identidad de una gran nación que sabe reconocer y agradecer vuestra vocación de servicio, vuestra entrega, el enorme sacrificio que supone el servir a España desde la mar», ha proseguido. «El orgullo que ahora sentís debe ir unido al firme compromiso y a la enorme responsabilidad de servir a la bandera con lealtad y dedicación, como hizo Blas de Lezo».

Lazos con el pueblo vasco

Tras concluir el discurso de Doña Ana de Orleans, la bandera ha sido bendecida por el vicario episcopal de la Armada. Rodilla izquierda en tierra, la ha recibido el comandante de la «Blas de Lezo», el capitán de fragata Rafael Arcos Palacios, quien ha besado la enseña antes de iniciar su alocución.

«Con la entrega de la bandera, símbolo de la unión de todos los españoles, la dotación de esta moderna fragata se compromete en servir a España en cualquier situación, izándola únicamente cuando la Patria lo demande, con el más alto sacrificio si fuese necesario», ha subrayado. «Con este acto se refuerzan aún más, si cabe, los históricos lazos de unión de la Armada con el pueblo vasco».

«Somos conocedores del honor que supone llevar el nombre de 'Blas de Lezo' en nuestra fragata y la responsabilidad que representa», ha añadido el comandante. «Por ello, los valores que su figura simboliza: integridad, constancia, lealtad, honor, valor y disciplina, iluminan nuestra derrota procurando siempre la excelencia en todas nuestras acciones. La naturaleza de nuestras misiones y el entorno en que las desarrollamos nos exigen no solo de una completa preparación, sino también de la vocación de servicio recogido en los tradicionales valores castrenses que el marino vasco encarnó», ha incidido.

Antes de concluir ha implorado a Nuestra Señora de Begoña y a la Virgen del Carmen que «guíen y guarden a las dotaciones» de la fragata, «honrando esta bandera con trabajo y sacrificio, siempre estando dispuestos a la defensa de los valores e ideales que ella representa».

«Dotación, la bandera es el símbolo de la patria inmortal; los que tenemos el honor de estar alistados bajo ella estamos obligados a defenderla hasta perder la vida. Y en garantía de que juráis y prometéis entregaros a su servicio... Dotación, ¡Viva España!», ha cerrado su alocución.

A continuación, el comandante ha subido a bordo para el izado de la bandera, mientras sonaba el himno de España. Al izado le ha seguido el himno de la Armada. Un desfile de una compañía mixta de honores -formada por una sección de Infantería de Marina y Gastadores del Tercio Norte, dos secciones del Ejército de Tierra y Guardia Civil, y una última formada por la dotación de la fragata- ha puesto el cierre al acto castrense.