Los componentes de una mesa electoral en un colegio de Santiago de Compostela poco antes de la apertura al público
Los componentes de una mesa electoral en un colegio de Santiago de Compostela poco antes de la apertura al público - efe

Cómo se elige a los titulares de cada mesa electoral, cuánto cobran y qué función tienen

El 24 de mayo un total de 23.322 locales estarán disponibles para recoger los votos de los llamados a las urnas

Actualizado:

Estarán detrás de las urnas el próximo 24 de mayo. Velarán por que la jornada se desarrolle sin incidentes. Presidirán el acto de la votación, controlando el desarrollo de la misma y realizarán el recuento y el escrutinio. Además, serán los últimos en depositar su voto. Son un ejército compuesto por 173.217 ciudadanos que cumplirán «un deber cívico ineludible», según apunta la Junta Electoral Central.

Un total de 23.322 locales electorales repartidos por todo el país acogerán 57.739 mesas. Detrás de cada una de ellas, tres titulares: un presidente y dos vocales. El presidente –que tiene que tener bachiller o FP de segundo grado– es la máxima autoridad en el local electoral, quien toma la decisión final en cualquier situación que así lo requiera. Este, recibe el voto cerrado, dice «vota» y se lo entraga de nuevo al votante para que sea él quien lo introduzca en la urna.

Junto a cada presidente hay, además, dos vocales. Ellos se encargan de comprobar la identidad de los votantes y de que están inscritos la lista del censo electoral. Junto a estos, es habitual encontrar en cada mesa también a los interventores –puede haber dos de cada partido–, que participan en las deliberaciones con voz pero sin voto. Por otra parte, los apoderados pueden acceder libremente a todos los locales, examinar la votación y escrutinio de cualquier mesa. Tanto apoderados como interventores pueden portar emblemas o adhesivos del partido al que representan, pero solo para identificarse como tales, sin que ello se considere propaganda electoral.

Dieta de 62,61€

Los tres titulares de cada mesa tienen derecho a recibir 62,61€ por la jornada, que se extiende desde las 8 de la mañana –cuando son citados– hasta que termina el recuento de votos y comunican los resultados. Además de esta dieta, disfrutan de permiso retribuido si se trata de un día laborable y de una reducción de jornada de cinco horas el día posterior a las elecciones –trabajadores por cuenta ajena y funcionarios–. Por otra parte, están cubiertos por la Seguridad Social ante posibles contingencias o imprevistos que pudieran ocurrir. Pero, ¿quién los designa?

Corresponde a cada ayuntamiento nombrar a los que formarán parte de cada mesa y a sus suplentes –dos por cada titular–. Así, para estas próximas elecciones municipales y regionales, cada municipio celebró un sorteo durante Pleno Municipal entre los días 25 y 29 de abril, en el que participaron todas las personas censadas en el municipio menores de 70 años y que saben leer y escribir. Entre el 26 del pasado mes y el 3 de mayo cada entidad se ha encargado de comunicar por carta a los que han sido designados su nueva condición, aunque «el retraso no será causa invalidante de la designación».

Cada mesa electoral tendrá dos urnas diferenciadas: una para recibir los votos municipales y otra para los regionales –estas últimas en aquellas comunidades donde se celebren–. Aquellos a los que les haya llegado la carta de seleccionados recibirán también un manual con las instrucciones [pdf] del día de la votación. Todo listo para que la jornada se desarrolle sin problemas. Y para que los elegidos –quizá, a su pesar– guarden un buen recuerdo del día que fueron «voluntarios forzosos».