Valle de los Caídos (Comunidad de Madrid)
Valle de los Caídos (Comunidad de Madrid) - Jaime García
Tribunales

Estrasburgo rechaza una demanda contra España por no practicar dos exhumaciones en el Valle de los Caídos

Una española pide localizar los cuerpos de su abuelo y su tío abuelo, que se encuentran enterrados en el mausoleo

Actualizado:

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, ha rechazado por defectos formales la demanda que presentó Purificación Lapeña contra España por no exhumar los restos de su abuelo y su tío abuelo, fusilados durante la Guerra Civil y enterrados en El Valle de los Caídos.

La demanda se presentó el pasado 9 de mayo cuando se cumplía el 'día de Europa' y después de que todas las instancias judiciales españolas hubieran rechazado abrir una investigación sobre las desapariciones. Estrasburgo rechaza la misma y alega como causas que no se pueden recoger muestras de ADN puesto que la demandante no está expuesta a un riesgo inminente de daño grave e irreparable.

Además, el TEDH asegura que la demanda no contiene la exposición de los hechos y que el plazo de seis meses para recurrir a este tribunal sólo se puede interrumpir por la remisión de una demanda completa al tribunal.

El abogado de la demandante, Eduardo Ranz, pretendía que Estrasburgo condenara al Estado Español por incumplir el Convenio Europeo de Derechos Humanos –que reconoce el derecho a contar con un proceso justo– y requiriera la exhumación de los restos óseos para entregarlos a la familia con el fin de «darles sepultura o incineración, testimoniando su respeto y honra».

Rechaza la Ley de Amnistía

En su escrito, la afectada explicaba que su abuelo Manuel Lapeña era veterinario y su tío abuelo, Antonio Ramiro Lapeña, era herrero cuando desaparecieron en 1936. Su «único delito» fue fundar la CNT en la localidad zaragozana de Villarroya de la Sierra.

Tras ser ejecutados aquel año, los restos mortales de sus familiares fueron trasladados al Valle de los Caídos por orden del Ministerio de Gobernación en 1959. La demandante pedía que se constatara la muerte violenta y se procediera a identificarlos y entregarlos a la familia para que los puedan enterrar donde deseen.