Ángel Carromero: «Ganaron los Castro: Oswaldo Payá desapareció y yo sigo condenado»
Ángel Carromero, durante la entrevista - ernesto agudo
entrevista

Ángel Carromero: «Ganaron los Castro: Oswaldo Payá desapareció y yo sigo condenado»

El dirigente de las juventudes del PP, dos años después de que la justicia cubana lo condenara por homicidio imprudente, reclama el indulto

Actualizado:

Antes de volar a Cuba, en julio de 2012, Ángel Carromero se preguntó qué ocurriría si todo salía mal. Tenía 26 años, apuntaba alto en las juventudes del PP y tenía previsto encontrarse con Oswaldo Payá, líder de la disidencia cubana. Nunca imaginó que tardaría seis meses en regresar a España condenado a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente. Carromero conducía el coche que se estrelló en una carretera donde fallecieron Payá y el también opositor Harold Cepero. El miembro del PP y el joven político sueco Aron Modig resultaron ilesos. Ahora vive en régimen de semilibertad, con un seguimiento telemático que controla sus horarios. «Mi vida pasada acabó. Nada es como antes», escribe el dirigente de Nuevas Generaciones en el libro «Muerte bajo sospecha» (Oberon).

-¿Cómo fue el accidente?

-No fue un accidente, fue una colisión. Nos sacaron de la carretera. Nos siguieron desde que llegamos. Primero fue un vehículo policial y después un Lada rojo. El coche que impactó con nosotros era más moderno, muy parecido al nuestro. Oswaldo identificó por una placa azul que era de «La Comunista», como ellos llaman a los coches de la Seguridad del Estado.

-¿Iba usted a mucha velocidad?

-Al contrario. Extremé la precaución para que no nos pararan. Sentí pánico cuando vi cómo me miraban. Empezaron a acercarse y nos dieron. Escuché un sonido metálico y perdí el control del vehículo. Me quedé sin conocimiento. Me sacaron del coche y me metieron en una furgoneta. Aron y yo no teníamos heridas. ¿Quién nos sacó de allí? ¿Por qué el hospital estaba lleno de militares?¿Por qué nosotros resultamos ilesos y los cubanos no?

-¿Asesinaron a Oswaldo Payá?

-Estaba amenazado desde hace años. Tres meses antes le habían hecho lo mismo. Estoy seguro de que no murió en el choque. ¿Lo asesinaron? Creo que no murió por causas naturales. La viuda de Oswaldo, antes del entierro, vio que tenía la cabeza destrozada a golpes. Hoy siguen sin autopsia.

-¿Qué relación tiene con Aron?

-Hablé con él a principios del año pasado. Se reafirmó en que no se acuerda de nada. A su familia también le ha dicho que iba dormido y que se despertó en el hospital. Pero hay algo que debería esclarecer. En el hospital me dio dos teléfonos móviles. Es otra de las incongruencias de esta historia.

-¿Cómo es la cárcel del Bayamo?

-Era la típica cárcel en medio de la selva que sale en las películas. Me quedé tísico, perdí mucho peso. Tuvieron que cambiarme la alimentación porque no digería la comida. Luego me trasladaron a una «celda especial» en la prisión de «100 y Aldabó». Hasta noviembre no me sacaban del calabozo más que una vez cada dos o tres semanas.

-No esperaba salir vivo de Cuba...

-Estaba muy asustado. El tiempo pasaba, sin acceso a un abogado… Me hicieron grabar un vídeo. Pensé: «Ya tienen un testimonio mío con lo que quieren que les cuente. Ya no les soy útil». Llegué a plantearme el suicidio. Es una desesperación absoluta. Hacía esfuerzos para no perder la cordura. Llega un momento en el que lo único que quieres es dejar de sufrir. No tenía escapatoria.

-¿Por qué no le han indultado?

-El Gobierno está en una situación complicada. Creo que debería ser indultado porque no hay indulto más justificado que el mío. He sido sometido a un juicio que no tiene valor, según nuestros derechos. España reconoció la validez de la sentencia para que me pudieran traer. Lo único que tiene que hacer el Gobierno para indultarme es comunicárselo a Cuba, no pedir permiso. Las familias de los dos fallecidos dijeron que yo era inocente y no presentaron cargos.

-La Fiscalía dice que no ha mostrado arrepentimiento.

-¿Cómo se arrepiente una persona que es inocente? ¿Me lo puede explicar el fiscal? Las familias no me han culpado y han pedido el indulto para mí. Es bochornoso.

-En Cuba confesó en un vídeo que fue un accidente de tráfico.

-Grabé lo que me obligaron a grabar. Estaba rodeado de militares que me podían matar en cualquier momento. Hice lo que me dijeron que hiciera. Era igual que los vídeos de Al Qaida. ¿Alguien que graba ese tipo de vídeos se puede negar?

-¿Se siente libre con la pulsera que controla sus movimientos?

-Para nada. Es un recordatorio de que al final ganaron los Castro. Oswaldo desapareció y yo sigo condenado por un delito que no he cometido.

-¿A qué fue a Cuba? ¿Regresaría?

-Fui a ayudar a la disidencia. Viven pisoteados por el régimen. Cuando haya democracia me gustaría volver.