Una asociación policial pide «ayuda» porque «no están preparados para la brutal presión migratoria»
Video difundido por la UFP - abc

Una asociación policial pide «ayuda» porque «no están preparados para la brutal presión migratoria»

La Unión Federal de Policía denuncia que la normativa de expulsión y retorno y los medios de que disponen los agentes son insuficientes y se sienten «desbordados» e «invadidos»

Actualizado:

La Unión Federal de la Policía, una organización sindical que afilia a agentes del Cuerpo Nacional de Policía, ha pedido este lunes «ayuda para afrontar la brutal presión migratoria» tras el nuevo salto masivo esta madrugada de más de centenar de subsaharianos en Melilla.

Según afirman en un comunicado, el asalto se produjo «aprovechando el relevo en la Guardia Civil». Tras saltar la valla fronteriza se organizaron en dos grupos de 60 y 80 personas aproximadamente y, una vez en España, fueron corriendo y desprendiéndose de sus ropas por la ciudad, custodiados por la policía, hasta el centro de internamiento, «donde rompieron la barrera de entrada».

La UFP advierte de que «los hechos ocurridos esta mañana son sólo una muestra de lo que puede convertirse en rutina en los próximos días», puesto que los informes policiales apuntan a una presión migratoria sobre Ceuta y Melilla de 30.000 personas. «No estamos preparados para hacer frente a ese reto», denuncia el portavoz de la UFP, Serafín Giraldo.

La asociación recuerda que la Ley de Extranjería establece la expulsión o retorno para estas personas, previa información de derechos e inicio de trámites burocráticos de carácter administrativo. Pero la solución, según indican, no está «en el país de llegada». «Policialmente nos vemos desbordados…prácticamente nos vemos 'invadidos', las medidas legislativas de nuestra ley de extranjería son ineficaces ante una llegada de tales dimensiones y las infraestructuras de Ceuta y Melilla no pueden soportar esta presión».

Para la asociación, la solución al problema pasa por «la colaboración de los países de origen como Marruecos y la implicación de la Agencia Europea de Gestión de Fronteras (FRONTEX), que hasta la fecha es insuficiente».

Además, aprovechan el final de su comunicado para arremeter contra las ONG's, a quienes piden que «lejos de criticar actuaciones policiales, deberían también entender que su labor es de ayuda y colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado». «Todos velamos por la vida y entendemos la desesperación de las personas que tratan de llegar a nuestro país, juntos quizás podamos ayudarles», concluye.