Aznar advierte a Rajoy de que «no hay moderación en aceptar la ilegalidad» del nacionalismo
José María Aznar, en la presentación de un libro sobre las víctimas del terrorismo - efe

Aznar advierte a Rajoy de que «no hay moderación en aceptar la ilegalidad» del nacionalismo

«El nacionalismo pide lo imposible: el desguace de la nación y del Estado», dice el expresidente del Gobierno

Actualizado:

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha afirmado que España se enfrenta a un desafío que «opone a la cultura cívica europea propia de la Constitución el nacionalismo más reaccionario y destructivo». A juicio del presidente de FAES, es preciso «poner fin al desfalco de soberanía nacional» que está llevando a cabo el nacionalismo.

Aznar ha realizado estas declaraciones en la presentación del libro de testimonios de víctimas del terrorismo «Cuando la maldad golpea», un acto en el que también han intervenido la expresidenta del PP vasco María San Gil y la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza. El expresidente ha dedicado buena parte de su discurso a comentar lo que ocurre en Cataluña y ha señalado que «la tarea más importante en la España de hoy es construir, ordenar y poner en marcha una gran política nacional basada en los principios constitucionales». Para ello hay que plantar cara a los planteamientos del «nacionalismo más reaccionario y destructivo».

Y es que, a juicio de Aznar, «el nacionalismo pide lo imposible: el desguace de la nación y del Estado». «Debemos actuar como españoles tranquilamente orgullosos de serlo, porque la nación que defendemos nada tiene que ver con el proyecto nacionalista de involución», ha añadido.

Aznar ha recordado que ganar unas elecciones autonómicas no otorga un poder constituyente, y ha subrayado que afirmar la Constitución es «guardar la oportunidad histórica» que los españoles ganaron con ella: «Es preservar nuestra concordia, nuestra convivencia pacífica, nuestra ciudadanía».

Para ello, ha reclamado «el liderazgo» en las instituciones «de quien tiene que abrir camino y tomar la iniciativa» para que España sea «una realidad jurídica segura, indudable y previsible». El «silencio» ante lo que está ocurriendo en Cataluña «puede dañar la verdad tanto como la mentira misma», ha indicado, en una referencia a la gestión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

«No hay moderación en aceptar la ilegalidad, no hay prudencia en consentir que un poder se ejerza por quien no debe y para lo que no debe, o en que no se ejerza por quien debe y para lo que debe. No hay tolerancia en admitir la ausencia o el vacío del Estado de derecho», ha asegurado. Y ha añadido: «No es una virtud del Estado dejarse desafiar cuando se funda en el derecho y sirve a la libertad. Porque eso solo produce el desamparo de los demócratas y el júbilo de los que no lo son».

Por otro lado, el expresidente del Gobierno ha afirmado sobre las víctimas del terorismo que «cualquier iniciativa política destinada a "contextualizar", "disculpar", o "interpretar" la realidad de lo que el terrorismo ha hecho no merece más que un rechazo rotundo». «Hacer justicia -ha remachado- es hacer que la derrota efectiva del terror sea la culminación de nuestro pacto constitucional. Es que nosotros ganamos y que ellos pierden».

Librarse del terror de ETA exige tres condiciones: la aplicación de la ley con todas sus consecuencias, impedir que su proyecto encuentre oxígeno en sus socios políticos y reconocer que es radicalmente ilegítimo. Según Aznar, el fin de la violencia por parte de ETA no debe acompañar a su renuncia «el reconocimiento expreso de que nunca debió ser empleada».