Las diferencias entre la Vía Catalana y la tercera vía
Los líderes de Convergencia i Unió, Artur Mas y Josep Antoni Duran i Lleida - abc

Las diferencias entre la Vía Catalana y la tercera vía

Mientras que Artur Mas ya sólo aspira a la independencia, Duran i Lleida prefiere un modelo confederal para España

Actualizado:

El desafío independentista catalán ha acuñado nuevas expresiones políticas que hasta este año 2013 no se utilizaban: una de ellas es la Vía Catalana, que en la última Diada adoptó forma de cadena humana para reivindicar la independencia de Cataluña. Otra de ellas es la tercera vía que propone Duran i Lleida para marcar distancias tanto del objetivo maximalista de Artur Mas y ERC como de la alternativa de que todo siga igual.

La tercera vía pregonada por el líder de Unió es etérea. Por el momento, Duran no la ha concretado en propuestas o planteamientos concretos. La formuló el pasado lunes 23 de septiembre en un artículo de opinión en La Vanguardia, titulado: «¡Ahora, consulta! ¿Después...?» De esta forma algo abstracta la presentaba el político nacionalista: «La posibilidad de una tercera vía parece difícil si en el otro lado no hay nadie, pero puede convertirse en un camino fructífero si se puede encontrar el punto de equilibrio entre las legítimas aspiraciones nacionales de Catalunya y los lazos efectivos y las diversas utilidades de todo tipo, resultado de muchos años de historia compartida, pero no siempre feliz».

Cataluña, una «nación»

Pese a esta redacción algo oscura y farragosa, Duran expone en su texto algunas ideas muy claras. La primera en importancia, la idea de Cataluña como nación: «Como nación que somos, no sólo hemos adquirido mayoritariamente plena conciencia de nuestro derecho a decidir, sino que ahora, además, existe un verdadero clamor para ejercerlo». Esta frase la corroboraría su socio y president de Cataluña, Artur Mas. El mismo Duran reivindica que Unió ha defendido el llamado derecho a decidir desde su fundación, en 1931, y que en la voluntad de celebrar «una consulta libre y democrática» «no hay ninguna diferencia entre la estrategia de CDC (Convergencia), de ERC, de ICV-EUiA y la de Unió. Incluso la del PSC se ha acercado considerablemente», señala.

Las diferencias empiezan en la forma en que ha de celebrarse la consulta. Según Duran, «se tiene que hacer de manera legal y con plena libertad para debatir todo lo que haga falta». En esto se desmarca de su socio Mas, que, presionado por sus aliados de ERC, ha repetido que la consulta se hará «sí o sí» y parece menos dispuesto, desde su puesto de president, en «debatir lo que haga falta con plena libertad».

Modelo confederal

Otra diferencia estriba en que Duran prefiere un modelo confederal para España: «Lo hemos formulado muy claramente cuando reclamamos una España plurinacional, pluricultural y plurilingüística con un modelo confederal». Si bien no le hace ascos al independentismo puro y duro: «También hemos dejado muy claro que el separatismo no nos da miedo si esta fuera la única posibilidad -siempre que fuera viable- de defender los derechos de la nación catalana». Esto piensa el actual Presidente de la Comisión permanente de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados.

La Vía Catalana, en cambio, sólo contempla la independencia. Sólo aspira a la independencia. De hecho está inspirada en la Vía Báltica, una cadena humana que el 23 de agosto de 1989 unió a ciudadanos de Estonia, Letonia y Lituania para exigir la independencia de estas tres antiguas repúblicas de la URSS. Dos años más tarde consiguieron su objetivo.