«Las familias y los voluntarios se han volcado de todo corazón»
Peregrinos españoles rumbo a Río de Janeiro - abc

«Las familias y los voluntarios se han volcado de todo corazón»

Miles de jóvenes españoles llevan días en distintos puntos de Brasil para la JMJ

Actualizado:

La Jornada Mundial de la Juventud reúne ya en Río de Janeiro a miles y miles de jóvenes españoles. Su número exacto es difícil de precisar, aunque la Conferencia Episcopal Española tiene constancia de que al menos 3.000 de ellos acudirán con sus diócesis a la primera JMJ del Papa Francisco. Pero a estos hay que sumar los que viajan con sus comunidades, con sus órdenes religiosas, con sus movimientos eclesiales, con sus colegios, con sus universidades o a título particular.

Por ejemplo, 250 peregrinos se han desplazado a Brasil con la Delegación Episcopal de Infancia y Juventud (Deleju), dependiente del Arzobispado de Madrid. Veinte de ellos son un grupo de amigos universitarios que no se han querido perder esta importante cita. Pertenecen a la parroquia de Santa Genoveva Torres Morales de Majadahonda, y les acompaña un sacerdote.

«Salimos de Madrid la noche del domingo 14. Volamos a Sao Paulo, donde nos han acogido como hermanos en la diócesis Santa Ana, concretamente a nuestro grupo en la parroquia de Santa Teresinha», explica Luis Romeu, uno de los integrantes de esta expedición. Este joven de 19 años destaca el recibimiento que les han dispensado: «La acogida ha sido increíble. Las familias y los voluntarios se han volcado de todo corazón con nosotros».

De las palabras de Romeu se trasluce la alegría de quien no ha perdido ni un minuto de tiempo: «Los primeros cinco días los hemos pasado en Sao Paulo, visitando la ciudad y conviviendo con las familias. Nos han organizado visitas a museos, conciertos, festivales de samba, churrascadas... El sábado tuvimos una misa de envío con todos los peregrinos que hemos estado en la Semana Misionera en Sao Paulo. Una misa impresionante, anticipo de lo que nos espera en Río...».

Eucaristía con Rouco Varela

Después de la misa el grupo se despidió de los voluntarios y cogió el autobús con dirección a Río. Pernoctaron en la población de Lavrinhas, en una casa propiedad del movimiento carismático de Cançao Nova, que es muy conocido en Brasil. A la mañana siguiente celebraron una eucaristía con el cardenal Rouco Varela en el santuario mariano de Aparecida.

A continuación pasaron al municipio de Cachoeira, en el estado de Bahía, donde han tenido la oportunidad de disfrutar de otro festival, de una mañana de confesiones y de otra misa con Monseñor Rouco. Y ayer siguieron, en el autobús, su camino hacia R io de Janeiro.

Otros grupos de jóvenes también llevaban semanas en Brasil esperando con ilusión la venida del Papa Francisco. Es el caso de los cientos de participantes de la experiencia «Magis» que organiza la Compañía de Jesús. Durante dos semanas estos jóvenes se dividen en grupos y se reparten por distintas localidades de Brasil para vivir diferentes «experiencias» de calado espiritual.

Según explica Manuel, uno de los monitores, este verano las actividades que realizan van desde «peregrinaciones» hasta las relacionadas con la «ecología».