Arranca oficialmente la campaña electoral - Ilustración: JULIÁN DE VELASCO | Vídeo: EP
Elecciones Generales

Las prioridades de las «cinco Españas», programa a programa

PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y Vox afrontan, desde sus diferentes puntos de vista, temas como la unidad de España, el problema migratorio, Franco y la Memoria Histórica, la Educación, la Economía y los impuestos

Elecciones generales 2019: última hora de la campaña electoral en directo

MadridActualizado:

Futuro simple de indicativo del verbo hacer, primera persona del plural: haremos. Esta es la palabra más usada por los políticos cuando, campaña tras campaña, escriben sus programas electorales, esos documentos que casi nadie lee pero que resisten, contra todo pronóstico, en unos días en los que las fronteras entre el periodo de elecciones y el resto de los periodos políticos están muy difuminadas. Los carteles ya están pegados y los cuatro programas y medio -Ciudadanos (Cs) únicamente ha desvelado unas cuantas propuestas del suyo- respaldan lo que dicen los sondeos: estas elecciones son cosa de dos bloques.

PSOE y Podemos van de la mano en muchas propuestas y algo parecido ocurre en el centro-derecha entre PP, Vox y Cs. Las coincidencias entre uno y otro bloque, eso sí, son muy escasas y quizá la más clara es que ninguno de los cinco partidos escatima a la hora de prometer. Todo ello en un panorama en el que el próximo Gobierno tendrá que asumir los deberes que hay pendientes, que no son pocos.

Ilustración: Julián de Velasco
Ilustración: Julián de Velasco

La unidad de España, clave para PP y Vox

Como si no pasara nada en Cataluña, el PSOE obvia cualquier referencia explícita a la unidad de España, un aspecto capital en los programas de PP y Vox. Casado aboga por el 155 y por que los gobiernos regionales no gocen de más competencias. Abascal va un paso más allá y apuesta por suspender la autonomía en Cataluña hasta la «derrota sin paliativos del golpismo». Podemos tampoco sorprende y propone un referéndum pactado para «buscarle un nuevo encaje a Cataluña» mientras continúa en su cruzada para «eliminar los privilegios del Rey», una figura que PP y Vox advierten que reforzarán, al igual que la bandera o el castellano en su campaña a favor de los símbolos nacionales.

Cs comienza la campaña sin programa

Cerca de la postura de PP y Vox andará, en lo referente a asegurar la unidad de España, el partido Rivera, pero en Cs han comenzado la campaña con el programa a medias y no han puesto negro sobre blanco sus propuestas en este sentido. Se espera que el domingo presente su programa íntegro, del que ya se conocen algunas medidas, la mayoría de ellas en clave económica y social.

La derecha asume la familia como un baluarte

Por si el votante conservador indeciso no tuviera ya suficientes dudas, los programas de PP, Cs y Vox guardan notables similitudes al menos en dos frentes fundamentales. Uno de ellos es el plano económico, donde las tres formaciones piden bajar el tipo máximo del IRPF, quitar trabas a las compañías o agilizar los trámites a la hora de crear una empresa. Y el otro es el capítulo de políticas, donde la familia también juega un papel importante. Cs, en las escasas medidas que se conocen hasta el momento, habla de convertir España «en el mejor país del mundo para formar una familia». PP y Vox reman en la misma dirección. Casado quiere, entre otras cosas, una ley de Apoyo a la Maternidad, reducir la carga fiscal sobre las familias numerosas y fomentar la cultura de la vida; y Vox no se esconde tampoco al defender la vida -desde la concepción hasta la muerte natural- o cuando quiere impulsar un ministerio de Familia.

Y la izquierda, los colectivos

Tanto PSOE como Podemos parecen haberse puesto de acuerdo a la hora de confeccionar sus políticas sociales, que pasan por dotar de más recursos la defensa de distintos colectivos vulnerables. A la vez que el PSOE promete una ley Contra la Pobreza Infantil o un pacto de Estado por la Igualdad y contra el Machismo y contra la Violencia de Género, Podemos anuncia que destinará 600 millones de euros a un plan Estatal para luchar contra la violencia machista u otorgar más derechos al colectivo LGTBI.

El PSOE no aterriza su plan económico

Resulta muy llamativo, pese a la profusión de ideas que tiene en otros apartados, que el partido que actualmente gobierna no cuantifique ni una de sus medidas económicas. Todo lo contrario ocurre con el PP, que en su extenso programa detalla sus rebajas fiscales: IRPF por debajo del 40%, impuesto de Sociedades por debajo del 20% o deducciones fiscales de hasta el 35% para jóvenes. Unas medidas muy similares proponen Cs y Vox, mientas que Podemos, aunque desde su posición, también puntualiza sus propuestas -subir salario mínimo a 1.200 euros o actualizar las pensiones con el IPC- dejando solo al PSOE en la indefinición programática.

Inmigración ilegal

El reto migratorio, que este verano se ha recrudecido en las costas andaluzas se afronta, también desde perspectivas opuestas entre los bloques de derecha e izquierda. El PSOE avisa de que impulsará u na política migratoria a nivel europeo en cooperación con otros países del Mediterráneo -algo imposible de llevar a cabo hasta el momento- y el PP hace hincapié en la lucha contra las mafias que están detrás de la inmigración ilegal a través de un mayor apoyo económico a las zonas afectadas. En Podemos quieren reforzar Salvamento Marítimo y facilitar la acción de ONG como Open Arms para que rescaten a inmigrantes en alta mar, además de cerrar los CIE, mientras que en Vox repiten que deportarán a los «sin papeles» y que quieren construir un «muro infranqueable» en Ceuta y Melilla.

Memoria Histórica

El empeño del Ejecutivo liderado por Sánchez para sacar a Franco del Valle de los Caídos ha reavivado el debate de la Memoria Histórica, fundamental para el PSOE, que quiere darle un nuevo impulso para que «se convierta en una política de Estado». Más de lo mismo en Podemos, donde se comprometen a reparar a las víctimas e incluso a «auditar los bienes expoliados por el franquismo». La réplica la encuentra la izquierda en las propuesta del PP y Vox, que coinciden en su intento de derogar esta normativa.

Acuerdo para impulsar la España vaciada

A lo largo de la precampaña, las reclamaciones de la España interior y despoblada se han ganado un hueco en el tablero político y también en los programas de los cinco partidos con más peso de cara a las elecciones generales. Y curiosamente todas las formaciones coinciden en la necesidad de dar un impulso a estas zonas históricamente olvidadas con actuaciones que pasan por la mejora de infraestructuras -como la red de ferrocarril o de carreteras-, la implantación de internet en todo el territorio o desarrollar ventajas fiscales para quienes quieran quedarse en el mundo rural a desarrollar su vida o crear una familia.

Mejorar los salarios en el Ejército

Otro de los escasos puntos programáticos en los que hay un acuerdo más o menos general es en mejorar las retribuciones de los militares. No obstante, PP y Vox reservan más propuestas en materia de Defensa, centradas sobre todo en dotar a los ejércitos de mejores medios.

La Educación, como siempre

Donde nunca hay acuerdo es en el apartado educativo. Y esta vez no iba a ser menos. La principal diferencia, si hacer una nueva ley educativa o no, vuelve a agrandar la brecha entre las formaciones del bloque de izquierda y el de derecha. PSOE y Podemos quieren sustituir la LOMCE por una nueva normativa; mientras que PP, Cs y Vox insisten en mantenerla y centrarse en asegurar la libertad de cada familia para decidir el modelo educativo que quiere para sus hijos y que el castellano sea la lengua en las aulas.

No son pocas las medidas en juego en esta campaña electoral. En total, sumando únicamente las de PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y Vox, son más de mil. Muchas de ellas son similares, especialmente entre bloques ideológicos, lo que hace presagiar que no habrá demasiadas dificultades para que el bloque que llegue al poder consiga convertir esa primera persona del futuro simple del verbo hacer en un pretérito perfecto simple. Pasar del «haremos» al «hicimos».