Rivera habla con una señora durante su visita al Casal de Gent Gran Can Saladrigas en Barcelona
Rivera habla con una señora durante su visita al Casal de Gent Gran Can Saladrigas en Barcelona - EFE

Albert Rivera advierte: «Si Susana Díaz dejara la Junta, se rompería el acuerdo con Ciudadanos»

El líder de Ciudadanos espera que si la presidenta andaluza aspira a dirigir el PSOE en caso de un mal resultado electoral mantenga su cargo

- Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, aseguró este jueves que si Susana Díaz aspirara a liderar el PSOE y eso supusiera que abandonara su cargo en la Junta de Andalucía, se rompería el acuerdo con su formación en esa región. «No se pueden cambiar cromos en este momento», dijo Rivera en una entrevista en Onda Cero recogida por Servimedia, alegando que Andalucía es la comunidad autónoma más importante en población y una de las de mayor peso según otros muchos indicadores.

Aunque podría hacerlo mejor, cree que el Gobierno de Andalucía «está funcionando» y es «estable» desde que está «controlado» por Ciudadanos y por Izquierda Unida. Con todo ello, no considera que entre en la lógica dejarlo «colgado» para aspirar a liderar el PSOE, y en todo caso advirtió de que si eso sucediera habría que volver a negociar. «Nos hemos comprometido con esa hoja de ruta, no con otra», insistió. Rivera espera y desea que Susana Díaz no ponga «en jaque» al Gobierno de Andalucía, que «no fuerce» una nueva negociación o unas nuevas elecciones, y que incluso en el caso de que aspirara a ese liderazgo interno mantuviera su cargo. Reiteró que España necesita «nuevo Gobierno, con nuevo presidente, nuevo equipo», que tenga las manos «libres» para hacer reformas y «limpias» para combatir la corrupción.

Denunció, en ese sentido, que Mariano Rajoy no solo no ha tirado de la manta, sino que la ha echado «encima» de todo lo que ha pasado en su partido. Ningún gobierno europeo, dijo, soportaría «la sospecha» de que su presidente puede haber cobrado dinero de una trama corrupta. Insistió también en que el PP y Unidos Podemos tienen una «estrategia común» porque se necesitan mutuamente, unos para mantener a su electado con el «miedo» y otros para crecer a costa del descontento. Frente a ello, aspira a seguir creciendo por el centro y desde la moderación, y que el PSOE no sea «comparsa del populismo».