52 Super Series

El viento de Poniente colocó al «Azzurra» líder en Puerto Sherry

«Quantum», que ganó la primera manga, dejó el farolillo rojo

Puerto Sherry (Cádiz)Actualizado:

Saltó el Poniente en la bahía de Cádiz y el argentino «Azzurra» cogió el liderato de la 52 Super Series Royal Cup, que se está celebrando en Puerto Sherry. La bahía gaditana mostró su cara más amable con una intensidad de 11 a 14 nudos de viento de Poniente puro y con olas de más de medio metro, que realzó las dos mangas que se disputaron.

Con el «Azzurra» a las puertas del liderato y el «Quantum» cerrando la clasificación, la jornada prometía ser interesante. Se disputo una primera manga muy competida entre el «Sled», que hizo una gran salida con un genial Ray Davies a la táctica, y el «Quantum» y el «Azzurra» porfiando durante la primera ceñida. La llegada a barlovento fue muy interesante con estos tres barcos a la cabeza y con los americanos muy hambrientos.

Popa muy rápida

La popa fue muy rápida y en la puerta de sotavento «Quantum» se hizo con los mandos de la regata tras un largísimo tramo de ceñida. En la primera virada, en «Azzurra» viró en la proa del «Sled» obligándole a virar y, por tanto, relegándole a la tercera plaza. Ahí se acabó la manga, y con la contundencia del «Quantum», la agresividad del «Azzurra» y la resignación del «Sled» ya no cambiarían los puestos en la siguiente popa rumbo a la llegada.

El séptimo puesto del turco «Provezza» le daba el liderato a los argentinos, que salieron muy bien en la segunda manga y supieron defender una memorable primera ceñida, que les llevaría a la victoria final de la segunda manga. Los de Guillermo Parada habían merecido esta victoria y, a la postre, el liderato de la Royal Cup, que de momento está siendo muy competitiva.

Por su parte, el «Quantum» volvió a dar, una vez más, la de arena en esta segunda manga al ocupar la séptima plaza final. No se puede ser tan irregular, aunque han dejado el farolillo rojo, que lo ha recogido el «Phoenix 11».

Harm Müller-Spreer, caña y armador del Platoon, manifiesta: “Es un sitio muy complicado para navegar. El viento viene de cualquier sitio y no es fácil de leer en el agua. Cada minuto cambian las órdenes y la comunicación debe ser constante porque hay roles muy seguidos. Cada día va a ser diferente aquí con equipos que van bien un día y peor el siguiente. Mira el Provezza del primer al segundo día no sabes lo que puede pasar… Que si me gusta…. No… (dice con una amplia sonrisa) Es muy estresante mentalmente, es muy duro. Porque estas arriba y abajo. Tienes que manejar muchas situaciones”.

Alberto Barovier, runner del Bronenosec, explica: “Falta mucho para terminar, pero hemos encontrado un buen balance en el equipo y si seguimos en esta forma de trabajar dentro y fuera del barco, pienso que podemos hacer buenas cosas y si no al menos lo estamos disfrutando mucho. Estamos contentos porque el grupo se lo está pasando muy bien. Los resultados son muy estables y es muy importante en regatas con menos barcos como es esta y especialmente en esta clase de condiciones que son muy cambiantes. Creo que tiene mucho mérito lo que estamos haciendo. Hay una buena comunicación en la popa entre Morgan, Sime y yo y creo que esta es una de las claves para determinar que estamos en la buena línea”.

David Vera, piano del Azzurra, dice: “Estamos contentos porque estamos navegando bien y el barco es muy rápido. Hay que pelear cada metro, la flota está más comprimida que nunca. Hay una igualdad increíble, a la mínima que pierdes un metro te vas para atrás. Una rolada que te perjudica de 4 o 5 grados te fastidia, pero está muy bien el campo de regatas porque nos está dando oportunidades de recuperar si haces las cosas bien. Hay opciones en el campo y eso lo hace todo más emocionante y, a la vez, muy complicado. Hasta el último día vamos a estar peleándola. En la primera popa de la segunda manga recuperamos muy bien que es muy complicado y de esto se trata de minimizar los errores que podamos cometer”.