Vídeo: Nadal: "Me siento con confianza, vamos a ver qué pasa" - AFP

Wimbledon¿Qué tiene que hacer Nadal para ser número uno en Wimbledon?

El españo, que debuta este lunes ante el australiano John Millman, tiene varios escenarios para regresar a la cima mundial

Actualizado:

Hoy, lunes de estreno, habrá sorpresas en Wimbledon, tan verde y apetecible en sus primeros días, cuidada la hierba con tanto mimo que da pena comprobar cómo va perdiendo color a medida que avanza el torneo. Y se asegura tajantemente que habrá sorpresas por una cuestión de estadística, pues es el Grand Slam más imprevisible de los cuatro, el que más resultados llamativos regala desde que la trituradora se pone en marcha.

De aquí en adelante, dos semanas de cuerpos flexionados, con los traseros rozando el suelo, subidas a la red para resolver los puntos con una volea –con el tenis de ahora, cada vez menos– y con sacadores soñando a lo grande. Wimbledon, tan especial, tan bonito, rechaza la lógica en las primeras rondas y se prepara para una edición apasionante, con mucho más que un título en juego, que no es poco. Hasta cuatro raquetas pueden encaramarse en lo más alto de la clasificación mundial, y Rafael Nadal tiene serias opciones de lograrlo. Es, para qué negarlo, el objetivo número uno del balear.

Después de cantar la décima en Roland Garros, a Nadal le empezó a picar el gusanillo cada vez que se le hablaba de Wimbledon. Por lo que sea, y después de enlazar cinco finales en el pasto del All England Tennis Club, el balear lleva una serie de trompazos inesperados en la meca de este deporte, derrotado por jugadores sin excesivo pedigrí en rondas en las que no debería haber caído. Lukas Rosol en 2012 (segunda), Steve Darcis en 2013 (primera), Nick Kyrgios (octavos) en 2014 y Dustin Brown en 2015 (segunda) le amargaron la vida y ahora, después de ausentarse el pasado curso por el problema de la muñeca, se ha preparado a conciencia para volver a sonreír en el verde británico.

Renunció a Queens para prepararse en Mallorca y ha disputado un par de exhibiciones en Hurlingham que tampoco sirven demasiado para extraer conclusiones. «Mi motivación es siempre alta en todos los torneos que juego, si no, no jugaría. Wimbledon es muy especial. Era uno de mis objetivos cuando empezó mi carrera, jugar bien en este torneo, y lo hice cinco veces», recuerda el zurdo, que hoy se estrena ante el australiano John Millman (sobre las 16 horas, Movistar Deportes y ABC.es). «Es un torneo en el que te puedes ir inmediatamente. Pero si soy capaz de pasar las primeras rondas ganaré confianza», recuerda.

Y, si se cumplen sus deseos, se acercará al trono que en estos momentos defiende Andy Murray, campeón de este grande en 2016 y achuchado en este curso lleno de bandazos. Al margen de Nadal, Stan Wawrinka y Novak Djokovic también podrían abrazar el número uno, aunque el claro favorito para ganar Wimbledon es Roger Federer, siete veces campeón aquí, especialista consumado y una maravilla en este suelo. Si alza el título, el suizo, ahora quinto, sólo podría llegar hasta la tercera plaza.

Cinco opciones de ser número uno

Hay cinco escenarios en los que Nadal sería de nuevo el rey: si es campeón, da igual lo que hagan los demás; si es finalista, exactamente lo mismo; en el caso de llegar a semifinales, necesita que Murray caiga antes y Wawrinka no logre el torneo; si avanza hasta cuartos de final, necesita que Murray esté eliminado ya y que el campeón no sea Wawrinka ni Djokovic. Y, si llega a octavos, Murray tendría que haber perdido en primera o segunda ronda y Wawrinka y Djokovic no deberían triunfar. No es tan descabellado.