Copa DavisPiqué: «Al final, llegaremos a un acuerdo con Djokovic»

El futbolista y promotor presenta la Copa Davis en Madrid convencido de que seducirá a las mejores raquetas del mundo

Actualizado:

Para una decisión histórica, un acto a medida, solemne y con la presencia de las autoridades pertinentes. La Copa Davis, la histórica Copa Davis, dejará de ser lo que ha sido en los últimos 188 años para convertirse en un torneo rompedor, un torneo único porque Gerard Piqué, que además de futbolista es muchas otras cosas, tuvo una idea y la ha desarrollado durante estos últimos años. Serán 18 equipos competiendo durante una semana y en las dos primeras ediciones se ha optado por Madrid como sede, más concretamente en la Caja Mágica. Será un festival te falta ahora que las mejores raquetas, algo reacias, confirmen su presencia. En 2019, se jugará del 18 al 24 de noviembre en pista dura.

«Es un honor para mí poder presentar este proyecto», resumió Piqué después del saludo protocolario. Sin corbata, en el extremo del escenario, el catalán desveló cómo nació todo, impensable incluso para el más ambicioso ver hasta donde ha llegado. «Tuve un sueño, hace dos o tres años, que era crear un evento único en el mundo del tenis. Que los jugadores pudieran representar a sus naciones, e ir de la mano de la ITF era la mejor solución. Tuvimos mucho trabajo y el 16 de agosto (fecha de la votación) hubo un momento histórico, un punto de inflexión en el mundo del tenis como fue la aprobación del cambio de formato en la Davis».

Efectivamente, Piqué, como presidente de Kosmos, formó equipo y se puso manos a las obras. Quedaba escoger sede y pugnaban por albergar la final Madrid y Lille. El resultado, ya se sabe «Estoy muy orgulloso. Madrid es una ciudad conocida, una ciudad capital con unas infraestructuras como la Caja Mágica para albergar la Davis como tiene que ser, una competición que va a ser única. Espero que sea una semana mágica, habrá muchísimos aficionados de fiera que vendrán a defender a sus naciones y queremos que el tenis se centre esos días en ver un torneo único, esperemos que sea un éxito para todo».

La nueva Davis pondrá a Madrid en boca de todos y tendrá un formato hasta ahora desconocido. «Hay una primera semana, en febrero, que serán las rondas clasificatorias. En noviembre se juega esa fase final en Madrid«, explicó Galo Blanco, director de competición. Ya están clasificadas Croacia, Francia, Estados Unidos y España por ser semifinalistas en la Davis de 2018 y se ha invitado a Gran Bretaña y a Argentina. Las otras 12 selecciones accederán precisamente a partir de esas rondas preliminares de febrero.

Presente ya en el calendario con el Mutua Madrid Open, uno de los torneos pata negra y que junta en mayo al circuito de la ATP y al de la WTA, la capital tendrá ahora un evento de los serios, encantados tanto desde el Ayuntamiento como desde la Comunidad. «Madrid es la ciudad del abrazo, de la acogida. ¡Qué buenos sueños tienes, Gerard!. Te queremos, te admiramos, sigue soñando que esos sueños van muy bien. Esas ideas van muy bien», exclamó la alcaldesa Manuela Carmena. Ángel Garrido, presidente de la Comunidad, destacó el empeño de ambas entidades para promover el proyecto y convertir a Madrid, que la gente se aprende el lema, en la capital mundial del tenis.

Empezó, pues, el turno de preguntas y todas tenían el mismo destinatario. Piqué, ya sí, acudió al atril con cierto desparpajo y fue respondiendo a todo. Lo más recurrente, obvio, es saber si van a estar todas las estrellas, pues el torneo perdería mucho interés sin las primeras figuras. «Es una competición por equipos, y es imposible que estén todos los tops porque no todos estarán clasificadas. Queremos que estén los mejores, pero nos centramos en la competición. Si lleva 118 años de historia es porque es más importante la competición que los jugadores», introdujo.

El problema, al menos uno de los más importantes, es la fecha, pues en noviembre los jugadores ya han dado por concluida la temporada. «Creemos que es una buena fecha. Llevamos un año trabajando en eso, sabemos lo complejo que es el tenis. Hay muchos intereses. Hemos tomado muchísimo tiempo para tomar esa decisión y estamos en negociaciones para que podamos desarrollar esta competición. Tenemos que arrancar y creemos que esa semana no molesta a nadie, pensamos que los jugadores se van a involucrar. Estamos para ayudar a la ITF para organizar un evento único en el mundo del tenis».

Se da por segura la presencia de Rafa Nadal, pero falta por ver qué pasa con los Djokovic, Federer y compañía. «He hablado con todos los jugadores. Con Rafa es muy positivo respecto al evento, y le gusta más por ser en Madrid. Sobre Novak, mi viaje a China de la pasada semana no fue por sus declaraciones (deslizó que quizá no participaría en la nueva Davis por tema de agenda). Fui por otras razones, por temas de inversores. Tenía planificado el viaje y hablé con él porque representa a los jugadores. Para llegar a un acuerdo con la ATP, he de hablar con él. La reunión fue muy bien, estamos en buena línea. Al final podremos llegar a un acuerdo».

Con Federer, la cosa cambia. «Roger es un ídolo, ha ganado 20 Grands Slams, pero no es el tenista que más ha jugado la Davis. Si juega, será fantástico, le abrimos las puertas. Pero históricamente se ha demostrado que ha priorizado otros torneos emblemáticos porque tiene la edad que tiene y las piernas dan para lo que dan. He hablado con su entorno y no me han cerrado las puertas, depende de las sensaciones que tengan. Pero es que a lo mejor Suiza no se clasifica. Por eso es tan única la Copa Davis, y los grandes a veces no se clasifican para la fase final».

Lo que está claro es que la primera edición será en noviembre, pero se trabaja para que en 2020 se pueda mover a septiembre, aunque esas fechas están ahora cogidas por la Laver Cup, una competición promovida por Federer, no oficial, y que mide a Europa y al resto del mundo. «Semana perfecta no la hay. Para los jugadores, septiembre, para los torneos, será noviembre. Queremos seducir a las dos partes. Estáis muy preocupados en las grandes raquetas. Si está el número uno, que es Rafa Nadal, que más quieres, es más que suficiente. Pero tengo confianza de que llegaremos a buen puerto en las negociaciones para que estén todo presentes».

También habrá que coexistir o gestionar la presencia de la Copa del Mundo de la ATP, un proyecto embrionario que de celebraría a principios de año en Australia. «Nadie sabe si pueden coexistir o no. La Davis tiene 118 años de historia y la que tiene en mente la ATP es un proyecto, no está ni constituida. La Davis tiene un recorrido más largo y más credibilidad. La gente no se creía que íbamos a conseguir los votos. Y tenemos el apoyo del 71 por ciento de las federaciones. Ahora se abre un abanico de posibilidades».