Bautista-FerrerBautista se lleva el duelo fratricida ante Ferrer

Victoria del castellonense en un larguísimo partido que se resolvió en el cuarto set (7-5, 6-7, 7-6 y 6-4)

Actualizado:

Roberto Bautista señaló tras imponerse a David Ferrer por 7-5, 6-7 (6), 7-6 (3) y 6-4, y lograr los octavos de final del Abierto de Australia que había acabado "reventado" físicamente, pero contento por haber sabido "mantenerse estable", y con más confianza por imponerse a un rival como Ferrer.

"Ha sido un partido muy duro, mi entrenador me ha dicho que hemos corrido algo más de cinco kilómetros en cuatro sets", dijo Bautista. "Ha sido muy difícil, he tenido momentos en los que he estado jugando mejor, otros en los que no me he sentido bien, pero he conseguido estar estable y mantener la calma, y ser bastante constante", explicó.

"La cabeza es primordial, mantener la calma cuando estás muy cansado, el seguir luchando cada punto y empujando hasta el final. El físico te tiene que aguantar pero es la cabeza la que tiene que empujar", dijo Bautista.

"Ganar siempre da confianza, pero ganar uno así de duro contra David me da más aún. David ha luchado hasta el final, ha sido muy bonito poder luchar contra él y luchar de la manera que lo hemos hecho y por suerte, esta vez le he podido ganar", comentó.

"Ahora estoy reventado pero es normal después de cuatro horas y pico de partido, con el ritmo que hemos jugado, luchando cada punto y restando los dos constantemente, con muchos intercambios. El partido ha sido muy exigente físicamente", finalizó Roberto Bautista.

Carreño cae ante el verdugo de Djokovic

Pablo Carreño sucumbió ante el uzbeco Denis Istomin (6-4, 4-6, 6-4, 4-6, 6-2). El asturiano, número 31 del mundo, perdió el primer set tras ceder su saque en una ocasión, y se llevó el segundo tras devolverle la jugada a Istomin en el quinto juego.

Dos nuevos breaks en contra -por uno de su contrincante- le hicieron caer en la tercera manga, pero forzó el quinto parcial al romper al uzbeco en el tercer juego del cuarto set. En el quinto, dos quiebres de Istomin en el sexto y el octavo juegos cerraron el duelo tras tres horas y media de juego.