Real Madrid

Ramos: «Era una locura dudar del Real Madrid»

El capitán defiende a sus compañeros y a Zidane: «Hay que dejar trabajar y confiar en el entrenador»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Era extraño en un equipo acostumbrado a ganar Copas de Europa. Los abrazos de los jugadores del Real Madrid en el Sánchez Pizjuán eran emocionantes. Delataban la tensión vivida durante las últimas semanas. Denunciaban el sentimiento de responsabilidad que los futbolistas tenían ante la situación que sufría su jefe, Zidane. Cuando Martínez Munuera señaló el final del encuentro, Sergio Ramos hizo un gesto de rabia, con el puño cerrado. Habían sacado a su entrenador del disparadero y rompían una mala racha de cuatro derrotas consecutivas en su antigua casa. El jefe del vestuario salió a defender a su entrenador, a sus compañeros y al club tras varias semanas de tumulto.

«Sabíamos de la dificultad del partido, en uno de los campos más complicados de la Liga, hacía años que no ganábamos aquí, veníamos con una mentalidad muy fuerte de cometer los menos errores posibles y hemos conseguido un triunfo importante», señaló el capitán madridista. «Hemos sabido sufrir, hemos funcionado como un bloque, no hemos dejado respirar al rival y logramos tres puntos muy importantes».

«Aquí chispea y hay crisis»

El central puso el tiro en la diana: «En el Real Madrid chispea un poco y hay una crisis. Se especula mucho con este club en cuanto hay un mal resultado. Era muy pronto para juzgar a este equipo. Se habla demasiado. Hay que esperar para hacer valoraciones. Y hay que confiar en el míster».

Todas sus palabras eran balas de respuesta contra el fusilamiento a la plantilla y al técnico: «Hemos controlado el partido, defensivamente hemos estado muy compactos. Aunque el Sevilla tenía la posesión, hemos basculado bien. Es un resultado muy justo. Ahora es momento de estar tranquilos durante esta semana después de todo lo que se habla de nosotros».

El sevillano lanzó un contragolpe contra las críticas respecto a la carencia de actitud y de hambre que algunos observan en el conjunto blanco: «El Real Madrid siempre tiene hambre y rabia por ganar. No siempre salen las cosas como hemos trabajado, pero somos un equipo muy optimista y seguimos con la mentalidad de mejorar. Intentaremos ir a más. Ahora hay que tener un poco de calma, el campeonato es muy largo, estamos empatados con el Athletic y hay que sumar de tres en tres».

«Ha sido una semana dura»

Analizó las declaraciones de Zidane sobre la falta de intensidad en París: «Cuando hablas de intensidad hablas de esos pequeños detalles, de los duelos individuales. Esta noche hemos ganado la mayoría de esos duelos, que son clave para obtener la victoria. El equipo ha venido con ganas de llevarse los tres puntos y lo ha conseguido».

No se sintió presionado por los pitos que suele soportar en su antigua casa: «Creo que es algo que por mucho que intente cambiar todavía hay gente que no lo entiende. Tampoco quiero ser noticia cada vez que baje aquí. Cuando pase el tiempo será diferente. Si alguna vez alguien se ofendió pido disculpas, pero yo nunca hice nada para ofender».

Zidane pide la Liga como prioridad y el Real Madrid vive en la cabeza de la tabla: «Estamos muy contentos después de todo lo que se había hablado. Ha sido una semana dura de trabajo que se ha visto reflejado en el partido. Este es uno de los estadios más difíciles de la Liga. Se ha hecho una labor como equipo y así es como tenemos que seguir y sufrir».