Real Madrid

La plantilla blinda a Zidane

Los líderes del equipo rechazan la crítica al francés, no le consideran culpable y afirman que es el mejor técnico «en las buenas y en las malas»

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

Es intocable. El vestuario del Real Madrid defiende a Zidane con uñas y dientes en el fragor de la crisis. Los futbolistas arropan a su entrenador ante unos ataques exteriores que el poder mediático del Real Madrid transforma en dramas que trascienden al fútbol para convertirse en noticia mundial de índole sociopolítico. La verdad es que la crítica ha centrado más sus acusaciones en los jugadores que en el banquillo, pero el cúmulo de malos resultados comienza a desviar el tiro también hacia el técnico y los líderes de la plantilla han salido a proteger a su jefe con fiereza para cambiar el sentido de los disparos: «Estamos a muerte con el míster, es el mejor entrenador que podemos tener».

«Somos nosotros los jugadores, los que debemos sacar esto adelante», afirman los capitanes del Real Madrid

El grupo no quiere vivir una crisis de banquillo. Reflexiona que ahí no está el problema. «Somos nosotros, los jugadores, los que debemos sacar esto adelante», señala un capitán. El club confía igualmente en la valía del francés y los futbolistas conocen esa posición. La entidad no tiene dudas y no mira al puesto del entrenador como solución de todos los males, pero sus pupilos han saltado en apoyo de su técnico para evitar nuevos ataques externos que consiguieran un atisbo de duda respecto al responsable del plantel. Desean recalcar que esa no sería la solución: «Zizou es el mejor entrenador que podemos tener en las buenas y en las malas», advierte un hombre formado en la cantera.

La cercanía del apelativo, «Zizou», es la clave del mensaje. En plena crisis hablan de su entrenador con la confianza de quienes están unidos para superar la tormenta. «Somos un piña, estamos unidos para salir de este mal momento y volver a ser el Real Madrid de siempre».

«El técnico para reaccionar»

Las explicaciones de Zidane fueron repetidas exactamente por Carvajal y Nacho, los dos gladiadores inagotables del Real Madrid, los que casi nunca fallan. No fueron declaraciones pactadas, al contrario, fueron la expresión real de un sentimiento compartido. El técnico se siente apoyado por sus hombres y ellos han creado un escudo a su alrededor: «Es el mejor entrenador para ganar y también es el mejor técnico para hablar y conseguir la reacción», expuso a ABC otro líder de la plantilla. «¿A quién vas a traer que pueda hacerlo mejor? Zizou no echa broncas para imponer sus ideas, no da gritos como si eso sirviera para que entiendas mejor lo que quiere, razona por qué hacemos las cosas mal y dialoga para convencerte cómo hacerlas bien. Ahora no nos ha salido porque no hemos hecho lo que hablamos, porque hemos fallado nosotros». Esas palabras, «no hacemos lo que hablamos», las ha manifestado Zidane al final de varios partidos. No lo hizo el sábado. No era el momento de criticar públicamente la nueva desnudez de la retaguardia en un saque de esquina ofensivo, con Varane como delantero centro. Había más delanteros del Villarreal en el contragolpe, cuatro, que defensas madridistas, tres.

El míster no juega

Por eso subrayan los futbolistas, entre otras muchas cuestiones, que los máximos responsables son ellos. «El entrenador no es el culpable. No juega. Hemos fallado nosotros y lo tenemos que solucionar nosotros», indica un hombre importante del equipo, un veterano que deja para la reflexión una misiva: «Si muchos decían antes que Zizou ganaba porque tenía unos jugadores muy buenos, sin darle valor al míster, ahora nunca podrán decir que el culpable es él».

El vestuario está harto de comparaciones con el Madrid del año pasado, con Pepe, James y Morata: «Habría que preguntar a los que se fueron si aceptaban el rol de aquí», es decir, ser suplentes y ganarse el puesto

En medio del tsunami, el vestuario advirtió que está harto de escuchar comparaciones con el Real Madrid del año pasado, el que contaba con James, Pepe y Morata. Nacho, suplente con galones de titular por rendimiento, fue directo a la diana: «Estamos a muerte con Zidane porque se lleva los palos. Le caen muchos cuando empatamos o perdemos. Habría que preguntar a los que se fueron si aceptaban el rol de aquí. Estamos con él». Lo que el defensa dejó entrever es que los tres quisieron irse porque no aceptaban precisamente el papel del propio canterano, ganarse la titularidad desde el banquillo. Carvajal puso el broche: «El que no crea en nosotros que se baje». Pero que Zidane dirija el tren.