Rafinha controla el balón durante el partido del Gamper ante Boca Juniors
Rafinha controla el balón durante el partido del Gamper ante Boca Juniors - AFP
Fútbol

Rafinha busca un cambio de aires con urgencia

Negocia con el Betis tras ver las intenciones de Valverde en los primeros dos partidos de la temporada

BarcelonaActualizado:

Rafinha Alcántara ya ha tomado una decisión y ésta no es otra que marcharse a otro equipo. Si durante la pretemporada dispuso de minutos y recibió el elogio de Ernesto Valverde, que parecía encantado con las actuaciones del centrocampista, los dos primeros oficiales de la temporada han dejado bastante claro cuál es son las intenciones del entrenador y el protagonismo que tendrá el futbolista. Aunque fue titular ante el Sevilla en la Supercopa de España disputada en Tánger, vio como era sustituido en el descanso. Coutinho, llamado a ser titular fue el relevo. En el segundo encuentro, en el estreno liguero ante el Alavés, entró en la convocatoria pero no dispuso ni de un minuto. Suficiente para hacerse una idea de los que le espera, motivo por el que le pidió a su padre y representante que le buscara una salida.

Mazinho ha negociado con el Betis, que está interesado en el futbolista. El acuerdo parece muy cercano entre Rafinha y el club verdiblanco. No obstante, las posturas entre entidades están mucho más alejadas, ya que si bien el equipo andaluz coincide en que sería un refuerzo de lujo para Quique Setién, se encuentran con problemas para hacer frente a las pretensiones económicas del Barcelona. Desde las oficinas azulgranas no se quiere dejar salir a Rafinha por menos de 30 millones de euros y también tienen claro que se descarta una cesión. Si el jugador se marcha es para hacer caja y cuadrar las cuentas. Además, consideran que su etapa de formación ya ha pasado (fue cedido al Celta en la 2013-14 y al Inter los últimos seis meses de la pasada temporada). El Betis por su parte, le ha trasladado a Mazinho algunas fórmulas alternativas como una cesión con obligación de compra, para poder fraccionar los pagos e incluir la operación en el presupuesto de la próxima temporada.

El futuro de Rafinha no es el único que debería resolverse en los próximos días. Alcácer, Samper y Munir tampoco entran en los planes iniciales del entrenador azulgrana. Además, hay otros dos nombres cuya continuidad es incierta: Cillessen y Vermaelen. El portero ya ha manifestado que quiere disputar más minutos y en el Barcelona tiene el paso cerrado por Ter Stegen. En cuanto al defensa belga ha asumido su rol de cuarto central pero ha visto cómo se quedaba fuera de las dos primeras convocatorias, lo que intuye que será una tónica habitual. Es más, el Barça ha paralizado las conversaciones para renovarle. Acaba contrato en 2019 y le habían prometido que tratarían el tema tras las vacaciones. En cuanto al resto de nombres, con el mercado italiano e inglés cerrado, están valorando algunas de las ofertas que les están llegando. Paco Alcácer ha recibido llamadas del Dortmund y del Oporto, pero preferiría quedarse en la Liga española. El delantero sabe que si se queda no tendrá prácticamente ninguna oportunidad.