Salva Ballesta, entrenador, y Martinuccio, delantero del Móstoles
Salva Ballesta, entrenador, y Martinuccio, delantero del Móstoles - ABC
Fútbol

Martinuccio, de la tragedia del Chapecoense a golear en la Tercera división madrileña

El argentino, que formaba parte de la plantilla del equipo brasileño que sufrió un accidente de aviación en 2016, milita ahora en el CD Móstoles URJC

Actualizado:

Las lesiones son el peor enemigo de cualquier futbolista, pero un problema en la rodilla derecha se convertía en un inesperado aliado para Alejandro Martinuccio. El delantero formaba parte de la plantilla del Chapecoense brasileño que, a finales de noviembre de 2016, sufría un accidente en el que morían 71 de las 76 personas que viajaban en un avión de la compañía LaMia. Aquel día, el destino hacía un guiño al jugador, que se quedaba en tierra y no embarcaba para continuar con su recuperación. Casi dos años después de aquella tragedia, el argentino ha aterrizado en España y ahora juega en la Tercera división madrileña defendiendo la camiseta del Club Deportivo Móstoles URJC. Una entidad que ha construido un proyecto ambicioso con el que sueña poder dar el salto a la Segunda división B con Salva Ballesta en su banquillo.

«El entrenador ha sido importante para que Alejandro Martinuccio defienda nuestra camiseta», explican a ABC desde el club mostoleño. Un delantero que ha jugado en equipos de renombre mundial y que ahora se dedica a hacer goles en la Tercera división española, como el que celebraba este domingo en el partido de Liga ante el San Agustín de Guadalix (1-3). «El objetivo del equipo es seguir creciendo día a día, pero con jugadores como Martinuccio aspiramos a todo», afirma desde el CD Móstoles URJC cuando desde este periódico se plantea la posibilidad de soñar con el ascenso a la categoría de bronce.

El 28 de noviembre de 2016, el avión en el que viajaba el Chapecoense se estrellaba cerca de Medellín, la ciudad colombiana en la que el conjunto brasileño debía disputar la final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional. Un partido que nunca llegaba a disputarse por aquel accidente del que se libró Martinuccio. El único argentino de aquel plantel se había unido al equipo en marzo de aquel año tras poner fin a su relación contractual con el Fluminense. Antes había militado en otros equipos como Nueva Chicago, Peñarol, Cruzeiro y el Villarreal, en el que estuvo cedido en la temporada 2011-12. Trece partidos y un gol fueron su aportación en el fútbol español, al que ha regresado este verano para firmar por el CD Móstoles URJC, del Grupo VII de Tercera división.

Feliz en Madrid

Un conjunto con aspiraciones de ascenso y que este domingo vencía en su visita al San Agustín (1-3), triunfo que se abría precisamente con un gol de Alejandro Martinuccio. «El cambio para él ha sido grande, pero se ha adaptado muy bien a Madrid y al equipo. Su familia ya está aquí junto a él y se siente feliz en el CD Móstoles URJC», explican desde el club azul, quinto con diez puntos en el Grupo VII de Tercera, a tres del líder.

El pasado 24 de agosto, el conjunto de El Soto sorprendía en las redes sociales al anunciar el fichaje de Martinuccio, un nombre al que muchos de sus aficionados relacionaron rápido con el accidente del Chapecoense. El argentino fue convocado por primera vez en la segunda jornada de Liga y debutaba en los últimos minutos del duelo ante el filial del Leganés (0-0). Una semana después, volvía a comenzar en el banquillo y entraba en juego tras el descanso, pero acababa estrenando su cuenta goleadora en la victoria contra el Carabanchel (2-0). Este domingo celebraba su segunda diana en la Liga ante el San Agustín.

A pesar de su historial en equipos de talla mundial, Martinuccio, de 30 años, no ha conseguido adueñarse aún de la titularidad en el ataque del conjunto entrenado por otro nombre conocido para los aficionados, Salva Ballesta. El exgoleador de equipos como el Málaga, el Racing o el Atlético de Madrid se sienta ahora en el banquillo del conjunto mostoleño después de que el pasado curso dirigiera al Real Jaén, también en Tercera división.

El objetivo del CD Móstoles URJC, que es quinto en la clasificación después de cinco jornadas, es intentar ascender a la categoría de bronce del fútbol español. Para ello, acaba de reforzar su plantilla con otro exjugador de Primera división, el exmadridista Jordi Codina. El guardameta, que militó seis temporada en la élite con el Getafe, defendió el pasado curso la portería del Fuenlabrada, en Segunda división B.

Salva Ballesta, entrenador del CD Móstoles
Salva Ballesta, entrenador del CD Móstoles