Partido entre el Adarve y el Atlético Malagueño jugado en el Barrio del Pilar
Partido entre el Adarve y el Atlético Malagueño jugado en el Barrio del Pilar
Fútbol

Histórico ascenso del Unión Adarve a Segunda B

El modesto conjunto madrileño del Barrio del Pilar supera la eliminatoria ante el Atlético Malagueño y el próximo curso debutará en la división de bronce

Actualizado:

El Unión Adarve, modesto conjunto madrileño asentado en el Barrio del Pilar, ha conseguido un ascenso histórico a Segunda división B, el primero desde su fundación, a pesar de su derrota en el campo del Atlético Malagueño (4-2). Un éxito logrado en un vibrante encuentro en el que los visitantes han firmado el gol del acceso en el tiempo de prolongación y han tenido que sufrir hasta el último segundo para poder celebrar su éxito.

El equipo madrileño, que venció a los andaluces en el encuentro de ida (2-0), marcaba de penalti en el inicio del segundo acto por mediación de Álvaro Sánchez e igualaba el tanto firmado por el malaguista Kuki en el primer acto. Ese gol acercaba al Unión Adarve a Segunda división B, pero los locales se lanzaban desesperadamente al ataque y conseguían dar la vuelta a la eliminatoria en apenas trece minutos. Kuki repetía en el minuto 70 y daba alas al Atlético Malagueño, que acariciaba el ascenso a la división de bronce gracias a los tantos de Luis, de penalti en el minuto 74, y de Wojcik (83).

El árbitro añadía siete minutos de prolongación y el Unión Adarve, que no perdía nunca la fe, se lanzaba en busca del tanto que necesita para ascender. El gol llegaba en una desafortunada acción de malagueño Luis, que marcaba en propia puerta. En un final dramático, los madrileños sufrían hasta el último segundo para mantener el resultado, pero terminaban celebrando un ascenso histórico.

El equipo madrileño acabó segundo en el Grupo VII de Tercera división y logró la clasificación para los playoff de ascenso, en los que ha eliminado a Vilafranca, Tarazona y este sábado al filial del Málaga, que fue campeón en el Grupo IX.

Fundado en 1992 por un grupo de padres, el Tropezón cántabro privó al club del noroeste de la capital de la posibilidad de aterrizar en el fútbol de bronce en 2013, la temporada de su debut en una fase de ascenso. Con Víctor Cea ahora como entrenador, logra el objetivo en su segundo intento.