En la imagen se aprecia el codo en alto de Lenglet

Barcelona-GeronaPolémica por la expulsión de Lenglet tras la consulta con el VAR

El árbitro interpreta como agresión un codazo del francés sobre Pere Pons en un choque en el que no queda clara la voluntariedad

BarcelonaActualizado:

Era uno de los cuatro supuestos en los que puede actuar el VAR, en una agresión o en una jugada que suponga tarjeta roja. Y fue lo que sucedió apenas pasada media hora cuando en un lance entre Lenglet y Pere Pons, el central francés fue expulsado al apreciar el árbitro del VAR que éste había golpeado expresamente con el codo al centrocampista gerundense aprovechando la inercia de la jugada. No obstante, en las charlas que imparte Velasco Carballo, director del videoarbitraje, también deja claro que el VAR debe mediar en aquellas jugadas que sean meridianamente claras y no dejen ni un resquicio para el debate. Y eso no sucedió en esta jugada, ya que inmediatamente después de que Gil Manzano parase el partido, las opiniones divergían sobre la voluntariedad de la acción. Además, antes de que el colegiado fuera advertido por el pinganillo ambos jugadores, que habían quedado doloridos sobre el terreno de juego, se dieron la mano amistosamente sin reprocharse absolutamente nada.

En cualquier caso, no fue el partido que había soñado Lenglet tras esperar pacientemente una oportunidad que ha tardado en llegar. El galo, fichado del Sevilla este pasado verano tras el pago de su cláusula de rescisión, solo había jugado 26 minutos al entrar ante el Huesca sustituyendo a Umtiti. Precisamente, la expulsión del Samuel ante el PSV también le permitió jugar los últimos minutos de ese encuentro de Champions. El único partido que pudo jugar completo fue ante el Sevilla en la Supercopa de España, aunque el motivo principal era que varios de los internacionales titulares aún estaban de vacaciones. Ahora habrá que esperar la sanción con la que le castiga el Comité de Competición si se confirma que el motivo de la expulsión es una agresión.