Fútbol y TV

La disputa de Oriente Medio que pone en jaque a las grandes ligas europeas

Por segundo año consecutivo la cadena 'beoutQ', que emite a través de Arabia Saudí, piratea los partidos cuyos derechos pertenecen a la cadena catarí 'beIn Sports'

Actualizado:

La 'Premier League' inglesa y la 'Ligue1' francesa están en alerta, y el resto de grandes ligas se suma a su creciente preocupación. Además de en los canales oficiales, la primera jornada de ambas pudo verse a través de la televisión pirata «beoutQ», un canal que piratea desde hace aproximadamente un año los contenidos de la cadena catarí 'beIN Sports' para oriente medio. Y esta temporada ha debutado a lo grande, con seis de los diez partidos de la primera jornada en Francia y todos los de la primera jornada en Inglaterra.

La 'Ligue de football professionnel' (LFP) francesa, que ha recibido elevadas inversiones desde Qatar en los últimos años, ha hecho público que ha pedido a 'Arabsat', medio de difusión por satélite empleado por 'beoutQ', que impida a este canal pirata su uso, al tiempo que ha alertado a la dirección general de comercio de la Comisión Europea de la violación de sus derechos.

La cadena 'beIN Sports' anunció poseer «pruebas irrefutables» de la implicación de 'Arabsat', situada en la capital de Arabia Saudí y que recibe fondos de su gobierno, en el pirateo de cientos de partidos de fútbol europeos. «Esa cadena está sostenida y promovida por autoridades saudís», explica Sophie Jordan, secretaria general de 'beIN Media group'.

«Las emisiones piratas atentan directamente contra la economía del deporte y debemos unirnos para luchar contra ello», afirma a su vez Didier Quillot, director general ejecutivo de la LFP. «Pedimos a 'Arabsat' y a Arabia Saudí que intervengan para que cese el pirateo de nuestros contenidos», añade.

Este pirateo de 'beIN Sports', expositor mediático de Qatar que ha invertido billones de euros en derechos televisivos, se produce en el contexto de tensión diplomática entre el estado catarí y sus vecinos, especialmente Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, que boicotean diplomática y económicamente a este país desde junio de 2017.