Neymar, a las puertas de la Audiencia Nacional
Neymar, a las puertas de la Audiencia Nacional - Efe
Barcelona

Las claves de la odisea judicial de Neymar

La Fiscalía pide dos años de cárcel para el futbolista por corrupción

Actualizado:

No hay vuelta atrás: Neymar se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional y será enjuiciado por corrupción en su millonario fichaje por el Barcelona, club al que llegó como una promesa en el verano de 2013 procedente del Santos brasileño. El juez José de la Mata dio ayer el último paso en su investigación y abrió juicio oral contra el futbolista, sus padres, el presidente del Barcelona Josep María Bartomeu, su antecesor Sandro Rosell, el antiguo dirigente del Santos Odilio Rodriguez, y ambos clubes: el Barça y el Santos.

Se impone la Sala de lo Penal

El magistrado –que deja claro que toma esta decisión obligado por la Sala de lo Penal, los tres jueces que revisaron sus decisiones y levantaron su cierre a la investigación, pues él concluyó que no había indicios– dictó el auto de apertura de juicio oral, una resolución que no puede ser recurrida. Ahora, las defensas de los acusados deben presentar los escritos con su versión.

Estafa impropia y corrupción

El juez central de lo Penal de la Audiencia Nacional, el órgano competente para enjuiciar esta causa y cuyo titular es el magistrado José María Vázquez Honrubia, resolverá si los acusados cometieron los delitos de estafa impropia y corrupción en los negocios en la contratación de Neymar, cuyo coste real ocultaron en una opaca maraña de contratos. El Barça comunicó en su día de forma oficial que el traspaso le costó 57,1 millones de euros, pero la investigación ha elevado la cifra a 83 millones sin contar los impuestos dejados de pagar por los clubes.

Fianza de 3,42 millones

En el auto, el juez fija una fianza de 3,42 millones de euros para todos los acusados excepto Neymar. Deberán abonar de forma solidaria y conjunta. El magistrado ha establecido esta cifra para asegurar la posible reponsabilidad pecuniaria a la que puedan ser condenados en el futuro juicio para indemnizar al fondo de inversión brasileño Dis, quien precipitó la investigación con una querella al considerarse perjudicado por el fichaje. El magistrado también establece una fianza diferente, de 66.666 euros, para Neymar, sus padres, Bartomeu y Rosell, respectivamente, para garantizar las posibles multas a las que pueden ser condenados en la vista oral.

El fondo cobró menos

El fondo Dis, acusación particular en la causa, contaba con el 40 por ciento de los derechos federativos del futbolista cuando tuvo lugar la contratación por el Barça, en 2013, y cobró menos de lo que le correspondía en la tarta del fichaje al ocultarse el coste real. En su escrito de acusación, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió dos años de cárcel para Neymar, solo por el delito de corrupción en los negocios en su fichaje por el Barcelona, club al que llegó en el verano de 2013 procedente del Santos.

Se impidió la puja

El Ministerio Público, quien también reclama una multa de 10 millones de euros para el futbolista, argumentó que Neymar impidió que otros clubes pujaran por su fichaje en condiciones de libre mercado al comprometerse con el Barça con pagos ocultos en contratos. Este acuerdo se plasmó en un pago de 50 millones, a cambio del cual Neymar se comprometió en 2011 a fichar por el club azulgrana, un pacto alcanzado de espaldas al Santos y cuando el futbolista no tenía derecho a negociar por tener un contrato en vigor.

Telaraña de contratos

El Ministerio Público relata el fraude que supuso el fichaje del futbolista, que el Barça y el Santos tejieron una tela de araña de contratos con la intención de ocultar su verdadero coste en una estrategia liderada por Rosell, entonces presidente del club azulgrana. El Ministerio Público rechazó acusar a Josep María Bartomeu al considerar que él no es responsable de los supuestos delitos en juego. Aún así, Bartomeu se sentará en el banquillo de los acusados, ya que la acusación particular que representa al fondo de inversión Dis le acusa y pide para él ocho años de prisión.

Discrepancias del juez

De la Mata aprovecha el auto para expresar su discrepancia con que esta causa llegue al «teatro» del juicio oral, la fase definitiva en la que otro juez diferente al que investigó valorará si se cometieron delitos. El juez concluye que las negociaciones para fichar a Neymar tuvieron «repercusiones deportivas, éticas y disciplinarias», al inclumplir las normas de la FIFA entre otras cosas, pero considera que las irregularidades no son suficientes para merecer un reproche penal. El criterio de la Sala de lo Penal, sin embargo, le ha obligado a abrir juicio y Neymar se sentará en el banquillo judicial.