La lista de España para el Mundial - FEB / Vídeo: Atlas
Mundial de baloncesto

Ni Ibaka ni Mirotic quieren jugar con España

Scariolo ofrece la lista para el Mundial en la que no estará ninguno de los nacionalizados, que no han mostrado su interés por ir con la selección, ni tampoco Sergio Rodríguez, baja de última hora

MadridActualizado:

Ni Mirotic ni Ibaka... Ni Sergio Rodríguez. La lista de Scariolo para el Mundial tiene muchas bajas importantes, pero lo más relevante es que el seleccionador ha elegido «a los que han mostrado su disposición de estar». Ninguno de los dos nacionalizados ha querido estar en el Mundial con España y tampoco el base canario, que renunció a última hora tras una temporada demasiado cargada de emociones y un futuro aún incierto.

Quedan poco más de 50 días para el inicio de la Copa del Mundo y la selección española de baloncesto ya se ha puesto en marcha. Lo hace con la lista de convocados ofrecida por Sergio Scariolo en la que no estarán Ibaka y Mirotic por decisión técnica, Pau Gasol por lesión y Sergio Rodríguez por su renuncia de última hora.

El canario se convirtió en el protagonista involuntario de la lista de Scariolo, más que nada, porque todos contaban con él, incluido un seleccionador que conoció su renuncia pocos días antes de elaborar la convocatoria. «Ha sido una de las decisiones más difíciles de mi vida deportiva», explicaba en un comunicado poco antes de que el italiano desvelara su convocatoria.

Esperó Mirotic a dar sus explicaciones, también a través de un comunicado en las redes en el que aludía a las lesiones sufridas en la NBA -que no le impidieron estar en los playffs- y a los cambios de los últimos días para decirle no a la selección.

Finalmente, en la lista de convocados habrá 16 hombres, de los que se caerán 4 antes del inicio del torneo. Colom, Llull y Ricky Rubio como bases; Beirán, Rudy Fernández, Jaime Fernández, Rabaseda, Sastre y Ribas como exteriores; y Aguilar, Claver, Diop, los hermanos Hernangómez, Oriola y Marc Gasol como pívots.

«Mirotic o Ibaka, uno de los dos habría entrado, pero no han querido. Otros, como Pau, hubieran matado por estar y no ha podido por lesión»

Sobre la ausencia de Ibaka y Mirotic, Scariolo no quiso opinar. «Habría que preguntarle a ellos. Razones personales, técnicas, respeto a su club... Uno de los dos hubiese entrado en la convocatoria si nos hubieran dado la disponibilidad, pero no nos la han dado. Otros como Pau hubiera matado por estar y no ha podido por su lesión. El Chacho lo ha explicado en una nota personal. Cada uno tiene sus argumentos. Si les consultáis las motivaciones que han tenido que darle prioridad por no estar os la dirán ellos mismos», apuntó el técnico.

«No es cuestión de sorpresa o no. Es cuestión de esperar. La única vez que tuve que elegir porque los dos querían estar fue en 2011, cuando empezamos con esta etapa de los naturalizados. Ahí sí fue una elección de Niko que fuera a la U20 en Bilbao y Serge con la absoluta en Lituania. A partir de ahí nunca ha habido una elección entre los dos, porque siempre ha habido un problema de alguno de ellos. Al final, compruebas quién te ha dado su sí y en base a eso dar tu lista. Informas a los jugadores y a la federación. Siempre hay problemas de última hora», sentenció Scariolo.

Es quizá la lista con más bajas de la historia desde que el italiano es seleccionador. «Nunca hemos estado todos al completo, pero igual en esta convocatoria hay más bajas que nunca, aunque eso no va a mermar el impacto que tengamos como equipo», apuntó el técnico que tiene claro que la columna vertebral de la selección estará formada por Ricky, Llull, Rudy Fernández y Marc Gasol. El pívot de los Raptors, con el que ha coincidido esta temporada en la NBA, debe ser el gran líder y así se lo ha hecho saber.

Por último, Scariolo re refirió a las novedades dentro de la selección. «El recambio generacional que ha tenido un momento importante en las ventanas, da un paso adelante. Me alegra que haya una participación amplia de los jugadores de la clasificación para la Copa del Mundo. Tengo mucha ilusión de empezar a trabajar. Consciente de la tarea difícil y de la potencia de los rivales», señaló.