Atlético

Joao Félix desbanca a Griezmann

El Atlético le entregó el dorsal 7 como símbolo del compromiso, según Cerezo

Actualizado:

En su inesperado papel como dinamizador del mercado de fichajes veraniegos, el Atlético decretó ayer día grande en el auditorio del Wanda Metropolitano. Era el mediodía de la nueva estrella, proyecto de largo recorrido que aterriza con varias reseñas en su hoja de servicios: el fichaje más caro en la historia del club madrileño (126 millones) y el sustituto con el 7 a la espalda de Antoine Griezmann. Cargas para un futbolista de 19 años. En el escenario lo acompañaron Adelardo (más partidos que nadie en el Atlético, 550), Paulo Futre (símbolo del gilismo, ídolo total de la hinchada), Solozábal, Pereira, Cacho Heredia, el superagente Jorge Mendes e incluso el consejero delegado y máximo accionista Miguel Ángel Gil Marín, que no suele frecuentar la escena pública.

En su primera aparición, Joao Félix mostró verbo fluido y mensaje corto, tendencia a evitar los conflictos y la lección aprendida pese a su insultante juventud. El elegido para ilusionar a la afición colchonera se mostró parco e instruido. «Ni veo ni leo porque salen cosas buenas y malas y no merece la pena», dijo ante las sucesivas preguntas sobre el elevado precio que pagó el Atlético al Benfica.

«Es el niño de oro. Cuando vi que lo querían fichar el Madrid, el Barça, la Juventus, los dos de Manchester y el PSG, me puse muy feliz cuando eligió al Atlético. Éste me va a pasar seguro», afirmó el portugués Futre, 215 partidos como rojiblanco.

El compromiso

«El número 7 que te vamos a entregar es la camiseta del compromiso», presentó al jugador Enrique Cerezo, el presidente, e introdujo en la conversación a Griezmann, estrella hasta hace unas semanas que se marchará por la puerta de atrás del Atlético. Como el Kun Agüero.

Joao Félix tiene 19 años, pero no lo aparenta. Todo cordialidad y formalidad en su estilo comunicativo, aunque sin excesos porque ya aprecia por dónde vienen los tiros. «No tengo presión por el asunto del precio. Son temas de mercado y no sé nada de eso, vengo a hacer mi trabajo, a ayudar al club en el que estoy».

Le volvió la pregunta sobre los 126 millones que ha costado y el portugués fue concluyente. Una especie de no insistas que ya he contestado. «Ya lo he dicho, desconecto, no veo ni leo».

Se estableció una similitud con Cristiano Ronaldo y Joao Félix la aceptó. «Ya sabemos que Cristiano es un gran jugador, el mejor del mundo y de siempre posiblemente. En la selección portuguesa me hablaba del Real Madrid, de lo mucho que le gustaba mucho Madrid. Estoy aquí para hacer mi historia, yo soy Joao, y Cristiano es otra persona».

«Aguantará la presión del Wanda, tiene carácter, está preparado para la lucha», resumió Futre, quien se declaró orgulloso de su país y su fútbol.

Joao Félix transmitió algún síntoma de añoranza cuando habló del Benfica, su país, sus raíces. «Salir de Portugal no será fácil, pero estarán conmigo mis padres y mis amigos. Mi hermano no, porque juega allí. Nunca he estado solo y no voy a estarlo ahora».

La comunicación del Atlético decoró la idea del talento y expuso un vídeo con las mejores acciones del luso el año pasado, su único curso en la élite. ¿Algún mensaje para las defensas? «Ya lo verán en los vídeos», contestó el nuevo 7 rojiblanco.

El impacto de Joao Félix aparcó en un segundo plano otro fichaje del Atlético, imparable este verano en los despachos. Y otro del Benfica. El delantero serbio Ivan Saponjic pasó reconocimiento médico y ya trabaja a las órdenes de Simeone en Los Ángeles de San Rafael. Un alta que complica la continuidad de Kalinic en el club.