Conor McGregor golpea al saco durante un entrenamiento
Conor McGregor golpea al saco durante un entrenamiento - REUTERS
Artes Marciales Mixtas

Conor McGregor anuncia su retirada de las MMA

El irlandés, considerado el estandarte mediático de este deporte, ha comunicado su salida a través de las redes sociales

Estaba sancionado hasta principios de verano y había hablado acerca de una trilogía frente a Nate Díaz en la UFC

Actualizado:

La vida deportiva de Conor McGregor llevaba dando bandazos cerca de un año, pero el anuncio ha sido del todo inesperado. El luchador irlandés ha anunciado su retirada de las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) este martes, a través de las redes sociales. «Hey chicos, un anuncio rápido, he decidido retirarme del deporte formalmente conocido como "artes marciales mixtas" hoy. Deseo que todos mis viejos colegas avancen en la competición. Ahora me uno a mis antiguos socios en esta empresa, ya en el retiro».

El abismal crecimiento de la Ultimate Fighting Championship (UFC), la mayor promotora mundial de MMA, no se entiende sin la participación de McGregor dentro de la empresa. El carismático irlandés ha ayudado a expandir mediáticamente este deporte, creado formalmente en 1993, hasta límites insospechados. Tanto es así, que la UFC fue vendida por 4.000 millones de dólares en el 2016.

El luchador, criado en las afueras de Dublín, que se retira con un récord de 21-4, fue el primero en ostentar dos cinturones en diferentes categorías de peso simultáneamente y su carrera dentro de la UFC fue todo un éxito, a pesar de tener algunos patinazos tanto extradeportivos –el ataque al autobús donde viajaba Khabib Nurmagomedov en el UFC 223– como deportivos –la derrota estrepitosa frente al ruso sin tener una mínima opción–.

McGregor comenzó su trayectoria profesional cuando se enfrentó a Gary Morris en 2008 y lo venció por KO técnico en la segunda ronda. En su tercera pelea cayó derrotado y lo mismo le ocurrió en la sexta, frente a su compatriota Joe Duffy en su debut en Cage Warriors. Sin embargo, dicen que se aprende más de los tropiezos que de las victorias y así hizo el irlandés. Encadenó varias victorias en esta promotora británica hasta logar el cinturón en el peso pluma y en el peso ligero, cosa que repetiría años después en la UFC.

Estos logros en Cage Warriors le ayudaron a que su carrera despegara y recibiese la llamada de la Champions League de las MMA. En esta compañía logró una racha de siete victorias que terminó con el título del peso pluma frente a José Aldo, al que noqueó en solo 13 segundos. Antes habían sucumbido a sus manos luchadores de la talla de Max Holloway, Dustin Poirier o Chad Mendes.

Luego llegó la derrota frente a Nate Díaz en un peso superior al que acostumbraba a pelear. Y también la revancha en la que volvió a dejar las cosas en su sitio venciendo al estadounidense. Fue el momento de encumbrar su carrera, meses después, contra Eddie Álvarez, logrando el cinturón del peso ligero con una exhibición de golpeo con las manos que dio la vuelta al mundo.

Boxeo y whisky

Para cuando McGregor ostentaba dos cinturones, su capacidad para arrastrar millones de fans en Irlanda y en todo el mundo ya le había propocionado unos cuantos ceros en su cuenta bancaria. La manera de vender sus combates no ha tenido paragón y los números de pago por visión demuestran que ha sido el peleador que más ha sabido congregar a aficionados delante del televisor en este deporte. Tanto es así que, en apenas un lustro y gracias a su capacidad noqueadora, el irlandés pasó de ser un humilde fontanero que vivía de las ayudas del Estado a copar uno de los puestos de arriba en la tabla de la lista Forbes, obteniendo ingresos de récord y amenazando con desplazar a los boxeadores como deportista de combate que más dinero ganaba.

Lo cierto es que ya sea por su carisma o por su extraordinaria manera de moverse en el octógono y de noquear rivales se ganó adeptos y críticos a lo largo del mundo. Nunca dejó indiferente a nadie. Así logró llamar la atención de Floyd Mayweather Jr. Un luchador sin peleas profesionales en boxeo consiguió organizar un combate frente a uno de los mejores de la historia, algo inaudito si no fuese porque garantizaba ingresos por doquier. El resto es historia. Mayweather noqueó a McGregor en el décimo asalto, pero el irlandés obtuvo unos ingresos estratosféricos por este «show».

Paralelamente, el irlandés comenzó a diversificar todo el dinero ganado tanto en el ring como en la jaula y se empezó a tomar en serio su faceta como empresario. Conocida es su lujosa marca August McGregor, que creó junto al diseñador David August. Pero más aún lo es Proper Twelve, su marca de whiskey irlandés que ha despegado en el mercado de su tierra y en Estados Unidos de una manera espectacular, proporcionándole un beneficio que se estima en varios ceros. Por ello, la noticia de su retirada no le ha extrañado al presidente de UFC, Dana White. «Él (McGregor) tiene todo el dinero para retirarse y su whisky lo está matando. Si yo fuera él, también me retiraría. Se está retirando de la lucha. No de trabajar. El whisky lo mantendrá ocupado y estoy seguro de que tiene otras cosas en las que está trabajando», se ha pronunciado. «Ha sido muy divertido verlo, ha logrado cosas increíbles en este deporte. Estoy muy feliz por él y espero verlo ser tan exitoso fuera del octógono como lo fue en él», continuaba diciendo el directivo de MMA.

Retirada con 30 años

Lo cierto es que su retirada ha pillado a contrapié a numerosos miembros del planeta MMA. También lo es que su última derrota, frente a Khabib Nurmagomedov, fue estrepitosa por una falta visible en su preparación y un error en la estrategia. Además, la tangana que se formó al final del combate y posterior sanción, que finalizaba a principios de verano, no ha ayudado a pensar en una vuelta al octógono, aunque en uno de sus últimos mensajes dejaba al descubierto la posibilidad de una trilogía frente a Nate Díaz.

Los 30 años es una edad relativamente temprana para el retiro de un luchador, pero, como ha dicho el presidente de UFC, su faceta de empresario le puede quitar mucho tiempo a la hora de querer retornar a la cima en un deporte extremo y tan exigente. También había anunciado en más de una ocasión que quería atender más a su familia y, tras el nacimiento de su segundo hijo en enero, quizá haya sido este el momento escogido para hacerlo. Aunque no sería de extrañar un regreso en un futuro, como tantos otros peleadores hicieron. McGregor es un experto en el manejo de los tiempos y del marketing deportivo y la expectación por una hipotética vuelta cuadraría con su forma de entender los combates. Por el momento, las MMA se quedan huérfanas de un icono mundial, de un estandarte mediático que ayudó a expandirse a un deporte que era desconocido y que hoy copa páginas en los diarios. «The Notorious» cuelga las guantillas. Veremos si para siempre.