La selección de halterofilia
La selección de halterofilia - CSD

Campeonato de Europa de halterofiliaEllas lideran la halterofilia española

En el Europeo de Croacia la selección nacional parte con ocho mujeres y seis hombres dispuestos a conquistar marcas, podios y medallas

Actualizado:

«Del desconocimiento del deporte llegan los prejuicios», afirma Lydia Valentín, la mujer más fuerte de España, y la tercera del mundo. Fue bronce en Río 2016, pero aquello ya es pasado. Ahora es la capitana de la selección nacional de halterofilia que ya compite en los Europeos de Split (Croacia). Con experiencia, orgullo y confianza lidera a un grupo de mujeres y hombres dispuestos a tomar el relevo de sus éxitos.

Son catorce los nombres que defienden a España estos días en Split. Son ocho mujeres y seis hombres. Son ellas las que han tomado las riendas de este deporte que, por títulos y por perspectivas, está en el mejor momento de su historia. Acuden con diferentes objetivos: ganar experiencia, superar sus marcas, subir al podio. Todas han crecido juntas en esta disciplina que impone su criterio físico y, sobre todo, mental. Se retroalimentan unas a otras, con la fuerza que da una edad media de 23 años y tener de compañera a toda una campeona olímpica.

«Empecé a los ocho años. Me lo descubrió mi entrenador, Victor Galván, que iba captando posibles deportistas. Lo que más me llamó la atención es la capacidad de sacrificio que debes tener. De superación. Este deporte es muy sacrificado, muy duro. Yo hacía deporte de pequeña, pero este me gustó porque me encanta el tener que ponerme a prueba todos los días. Me encanta esforzarme cada día para lograr mis objetivos», explica para ABC Atenery Hernández, dos veces bronce de Europa Júnior; campeona de Europa sub 23 en Arrancada.

Un palmarés que espera superar, como ha superado los típicos clichés de cuando empezaba en un deporte que todavía se mira con recelo, sobre todo si son ellas las que lo practican. «Sí, de pequeña siempre me decían que me iba a poner con el cuerpo de hombre, pero a mí me gusta sentirme fuerte».

También pelea contra una lacra que robó a Valentín un momento de gloria en Pekín, con la plata, y otro en Londres, con el oro: el dopaje. «Al final te adaptas y sigues luchando contra eso hasta que llegue un momento en el que compitamos todos limpios, al mismo nivel. Mientras, lucho contra ellas e intento ganarles y quedar entre las mejores. Confío en que algún día estén todas sancionadas y nosotras estemos en lo más alto. Pero mientras, voy a luchar contra ellas».

Tiene 23 años y las cosas muy claras. Casi es de las veteranas en un grupo en el que también están Noelia García (1997), Alba Sánchez (1998), Mouna Skandi (1992), Irene García (1993), Ana de Gregorio (1991), Emma López (1996), y Valentín (1985). Es la leonesa el referente y la «madre» de todos, la que enseña con su experiencia e inspira: «Lydia es la mejor de la historia de la halterofilia y ver lo que ella ha sido capaz de hacer me motiva para seguir, para seguir luchando por mi sueño. Si ella pudo conseguirlo, ¿por qué no voy a poder yo? Verla me motiva más aún para seguir luchando».

Una inspiración que también motiva a los chicos, Josué Brachi, Andrés Mata, Víctor Castro, David Sánchez, Marcos Ruiz y Alejandro González. «Mi principal rival es la barra y mi objetivo subirme al podio, pero volvería muy satisfecho si consigo mejorar mi marca personal», indicó Sánchez en el Consejo Superior de Deportes. Y también quiere superarse Mata, séptimo -y diploma olímpico- en Río 2016.