Hernández y Eguibar, con su medalla de plata en los Mundiales de Sierra Nevada de marzo
Hernández y Eguibar, con su medalla de plata en los Mundiales de Sierra Nevada de marzo - EFE
Snowboard

Eguibar y Hernández, enemigos y aliados

Los esquiadores españoles quieren repetir este fin de semana el triunfo que lograron el año pasado en el Mundial de Sierra Nevada

EFE
Actualizado:

Los españoles Lucas Eguibar -subcampeón del mundo de 'boardercross' en los Mundiales de Sierra Nevada (Granada)- y Regino Hernández - plata mundial, junto al anterior, en la prueba por equipos de esa disciplina del snowboard- pasarán de ser rivales en la Copa del Mundo de Montafon (Austria) a ser grandes aliados, en la competición por dúos de este domingo.

«Queremos volver a ganar aquí», explicó a EFE, en referencia al triunfo logrado por ambos hace justo un año en esta bella estación de Vorarlberg -la región más occidental de Austria-, Regino, nacido en Ceuta hace 26 años, que compite por la federación andaluza y que en PyeongChang (Corea del Sur) será olímpico por tercera vez.

«Esperamos repetir victoria aquí en Montafon; y además, esta temporada queremos ganar el Globo de Cristal por equipos», trofeo al que optaban la pasada temporada hasta que él se lesionó y no pudo competir en la última prueba, en Veysonnaz, la estación suiza en la que logró dos victorias en Copa del Mundo Eguibar, nacido hace 23 años en San Sebastián, candidato a medalla en PyeongChang. Que también comentó a Efe en Austria que la prueba por parejas le encanta y que le agrada competir con el que es uno de sus principales rivales en las carreras individuales.

«A mí la prueba por equipos me encanta. Y también me pone muy nervioso. Sufro más por equipos que en las pruebas individuales. Porque cuando controlo yo, cuando voy conduciendo yo, por poner un ejemplo, voy mucho más a gusto», comentó Eguibar.

Regino explicó cómo se cambia de 'chip' de un día para otro: «Cuando la prueba es individual y estoy en el portillón de salida no hay nombres, solo hay rivales. En el caso de Lucas y Laro (Herrero, santanderino, de 27 años) está claro que no voy a fastidiarles e intentar cerrarlos en una curva, por ejemplo, como podría hacer con otros». «Aunque si depende de una medalla, los cierro. Seguro», comentó a Efe, entre risas, Regino, que se proclamó campeón del mundo júnior (en Valmalenco, Italia) en 2011, justo dos años antes de que ganase ese título, en Erzurum (Turquía) Eguibar, con el que el año pasado ganó aquí en Montafon una prueba en la que los italianos Omar Visintin y Emanuel Perathoner fueron segundos; y los estadounidenses Alex Deibold y Nick Baumgartner, terceros.

«Cuando 'piloto' yo estoy tranquilo, pero cuando veo a Regino competir me pongo de los nervios y digo 'llega, llega, por favor, llega'. Me gusta competir con él como pareja; y me gusta que exista la competición por equipos, totalmente diferente a la individual», indicó el campeón donostiarra, que espera que ésta sea pronto una disciplina olímpica. «Ojalá lo sea en 2022, en China», añadió. «No llego a odiar a nadie en la prueba individual», apuntó a Efe Eguibar en Vorarlberg. «En Val Thorens, por ejemplo, el alemán Martin Noel protestó contra mí, porque decía que lo había agarrado. Le dije que yo no soy así. Si me ganan, me han ganado», dijo. «Yo lo voy a dar todo, siempre, pero no voy a agarrar, ni hacer cosas que no se pueden hacer. Los jueces, en Val Thorens, revisaron las imágenes y vieron que no pasó nada. Con Regino es igual. Nunca voy a intentar tirar a mis rivales: voy a intentar ganarles. Respeto a mis rivales, pasamos mucho tiempo todos juntos, fuera de casa». «Y Regino, además, es mi compañero. Es un tipo que cuando se pone las pilas, se las pones de verdad. Me gusta competir con él de pareja», añadió Eguibar.

Regino coincidió en esta idea. «Por equipos, la cosa cambia. A Lucas ya no lo tengo al lado en el portillón de salida. Es fácil cambiar el 'chip', no hay problema», reconoce el 'rider' andaluz, que se inmortalizó con el vasco en la foto de los Mundiales de Sierra Nevada. «Tanto aquí en Montafon, como en Sierra Nevada, lo hicimos muy bien. Tuvimos mala suerte en Utah (Estados Unidos), donde hacía un tiempo desastroso. Está claro que la gente ahora nos mira con respeto. Y espero que nos tengan más miedo, aún», indicó a Efe Regino Hernández.

«Así es: la foto ya no se puede cambiar», reconoció, entre risas, 'Luki'. «En el Mundial hicimos segundos y fue una pena que se nos escapara el oro. Yo estoy muy orgulloso de competir con Regino y ojalá esta disciplina sea olímpica pronto. De hecho en Mundiales debutó en Sierra Nevada, así que en Juegos creo que también la acabaran metiendo», apuntó a EFE en Vorarlberg Lucas Eguibar.