Patrocinio

Deportistas al abrigo del fútbol

La Liga subvenciona a atletas de toda condición para colaborar en su desarrollo y para expandir su propia marca

Actualizado:

El influjo del fútbol se expande mucho más allá del hecho conocido y constatable. Es el deporte rey en España, indiscutible y hegemónico, sin rivalidad posible, en el gusto de los aficionados y de los canales de transmisión que conectan con el público. Pero no solo es una cuestión de afectos, sentimientos o tradición. También se refleja en el bolsillo. Al fútbol le sobra el dinero. Mientras las demás especialidades bucean por cualquier agua en busca de apoyos económicos, al balompie se le caen los millones de las alforjas. La Liga se ha convertido en un patrocinador más. Ayer presentó un plan que consiste en subvencionar a dos jóvenes promesas del tenis, Paula Badosa y Nicola Kuhn, y a un campeón olímpico, Joel González.

Hace tiempo que el Consejo Superior de Deportes (CSD) emprendió un programa de futuro consistente en aproximar a los deportistas españoles a las empresas del país. Ha impulsado la idea de que el deporte es un embajador de primer nivel para las marcas que quieran abrir mercados o aumentar sus exportaciones. Así han surgido patrocinios para algunos campeones. A Javier Gómez Noya, número uno del triatlón mundial, lo apoya la fábrica de cerámicas Pamesa. La firma Carbonell se ha asociado a Carolina Marín, la mejor jugadora del ranking en el bádminton, por sus pretensiones comerciales en Asia. Y así numerosas relaciones deporte-empresa han visto la luz en los últimos tiempos.

Otro tipo de sintonías han propiciado el acuerdo que se firmó ayer en la sede de la Liga de fútbol. Hay química personal entre el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, y el presidente de la Liga, Javier Tebas, y de ese vínculo han surgido aportaciones económicas.

La patronal del fútbol ha subvencionado periodos de preparación de las selecciones españolas de waterpolo en Shanghái, de taekwondo en Australia, de tenis de mesa en Pekín, las sesiones que ha necesitado Ander Mirambell para competir en el skeleton. Ayer financió un escalón más, la nacionalización de dos promesas del tenis. Paula Badosa, campeona júnior de Roland Garros nacida en Nueva York, de padres españoles, había establecido contacto con la federación estadounidense y finalmente se ha decantado por jugar con España. Nicola Kuhn, nativo de Innsbruck (Austria) criado en España «desde los tres meses» según dijo, también ha elegido la bandera española para concursar. Ambos lo anunciaron ayer al abrigo de los euros del fútbol.

Doble nacionalidad

«Quería hacer oficial mi nacionalidad, estaba entre Estados Unidos y España. He decidido jugar por España. Gracias a la Liga y al Consejo Superior de Deportes por apoyarme y ayudarme en todo momento», anunció Paula Badosa.

Tebas, probablemente acostumbrado a los placenteros ritmos laborales del fútbol, se sorprendió por «la cantidad de horas que le dedica Joel González al taekwondo». El deportista consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, ha alcanzado la licenciatura en Criminología y ha colaborado en la persecución de los amaños de partidos en la liga de fútbol. «Es un orgullo que podáis estar en nuestros proyectos. Vais a triunfar en el mundo del deporte y eso nos va a ayudar a que sea la mejor Liga del mundo. Vamos a estar con los deportistas y las distintas federaciones que nos ayuden a impulsar la marca a nivel internacional», dijo Tebas.

«Hay que decir a los jóvenes que el futuro se consigue con esfuerzo y dedicación y que los deportistas son un ejemplo sobre cómo lograrlo», enfatizó Miguel Cardenal, el secretario de Estado presente en el acto.