Música

Música

Luz Casal: «Siempre he querido trascender»

La cantante regresa al panorama musical con «Un ramo de rosas», un álbum en el que repasa su trayectoria y que supone un punto y seguido hacia su nuevo repertorio

Día 04/11/2011 - 02.08h
Luz Casal: «Siempre he querido trascender»
Jean-Baptiste Mondino

Compartir

Hace casi treinta años que Luz Casal publicó su primer disco y, sin embargo, siente que está «empezando» en esto del negocio musical. Es algo que le ocurre con cada nuevo trabajo publicado, y ya van doce. También con el último, «Un ramo de rosas», que sale a la venta el próximo 8 de noviembre y donde Luz recupera las joyas de su repertorio y añade tres «rosas» más con un aroma muy especial: «Gracias a la vida», de Violeta Parra, «Un ramo de rosas», la única novedad del disco y la «más redonda para un futuro álbum», y una nueva versión de «18 años» junto al colectivo francés Nouvelle Vague.

No es, sin embargo, un «Grandes éxitos» más y la cantante, que recibe a ABC durante los pocos días de tranquilidad que la quedan antes de que se publique el disco, se muestra ilusionada pero, sobre todo, «agradecida». No obstante, «Un ramo de rosas» es el tercer álbum que publica desde que en 2007 comenzara una dura batalla contra el cáncer de la que logró salir airosa... y con más voz que nunca. O, al menos, más potente, más enraizada en esa pasión que la gallega transmite en cada matiz vocal.

Tanto es así que Luz quiso que «Gracias a la vida», el canto de gratitud que Violeta Parra escribió en el ocaso de su vida, abriera el disco. La canción, una de las más importantes de la historia de la música hispanoamericana, adoptó para la cantante un significado muy especial cuando comenzó a cantarla al regresar a los escenarios tras el bache de su enfermedad. «Quería dar una explicación de cuál era mi estado y define de una manera bellísima y muy intensa mi sentir. Sentirte bien es un regalo. Todos deberíamos estar agradecidos por seguir viviendo, porque de un segundo al otro puedes perder la vida. No hay que tener ese temor como alimento constante, pero no tenerlo en cuenta nunca es un gravísimo error del que luego vienen tantos traumas y conflictos».

Luz Casal vivió su enfermedad «como un capítulo de la larga e intensa novela que es mi vida», nunca como «un parón, porque si lo hubiera vivido así lo hubiera llevado bastante peor». La cantante aprovechó el «stand by» para «indagar en toda esa maravilla de legado que tenemos de canción hispanoamericana» y escribió nuevas canciones que vieron la luz en el disco «Vida tóxica», toda una declaración de guerra contra la enfermedad.

«Tenía la agenda como siempre y eso me ayudó a quitar esa capa densa de drama que suele conllevar el cáncer. Las circunstancias son las que son y, cuando lo tienes claro, no soy de esas personas que se lamentan y hacen la situación mucho más difícil, prefiero la ironía». Y lo demostró con la portada que escogió para «Vida tóxica», en la que aparecía quitándose el maquillaje y con una sonrisa de oreja a oreja: «Más carga irónica es imposible: sí, la vida es tóxica, pero no yo», sentencia.

Cuatro años después, la ironía marca de la casa comparte espacio con una salud bastante mejorada y Luz ha querido esmerarse en no perder ese tiempo que la cantante sabe que es precioso. El resultado es «Un ramo de rosas», un disco que es «un viaje por canciones representativas de casi todos mis discos». Al recuperar clásicos como «Piensa en mí», «Un año de amor», «No me importa nada» o «Entre mis recuerdos» la intérprete «quería poner de actualidad un repertorio que bebe del pasado y que, por otro lado, es la actualidad más presente. La música pop es un objeto de consumo, pero desde el principio siempre he tenido la pretensión, un poco vanidosa, de transcender, de que mis canciones aguanten». Y se adelanta a las críticas con un aviso para navegantes de la vacuidad: «Un recopilatorio nunca está de más si lo haces desde la honestidad».

Con los pies en el suelo

La misma honestidad que emplea para advertir que «no conviene renegar del pasado, por eso soy tan lenta grabando discos, porque quedan ahí y lamentarte después es de cobardes. La sensación de haber grabado doce álbumes y no tener una canción que deteste es de las mejores cosas que he conseguido».

Lo dice alguien que ama su trabajo por encima de todo y que necesita «tener los pies bien en el suelo sobre el escenario» para alcanzar el ansiado equilibrio. Y es que Luz reconoce que siendo como es, «una persona que intenta ser honesta, verdadera, no hacer nada con lo que no esté de acuerdo», su trabajo puede llegar a convertirse en una vorágine, en una especie de sinvivir que la hace cuestionarse su propia vida. «Si no me apasionara lo que hago no podría soportar muchísimas cosas. No compensa la fama, ni el dinero, ni la satisfacción de componer una canción. Cuando te expones a través de un disco es porque necesitas cosas que no son tangibles, es una especie de adicción».

Adicción que lleva experimentando casi treinta años, a lo largo de los cuales, pese a la inevitable transformación de la industria, ha logrado dar forma a una discografía tan sólida como difícil de clasificar. «La industria ha cambiado mucho, la relación de la gente con la música, el acceso a la música... todo lo que me rodea. Pero yo sigo viviendo mi vida en la música como la continuación de cuando empecé siendo tan joven. No siento que todos los cambios hayan alterado la esencia, sigo teniendo las mismas sensaciones». Uno de los objetivos principales a lo largo de toda su carrera ha sido que no la encasillasen y, aunque reconoce que «hubiera sido mucho más fácil haber hecho trabajos más fáciles de definir», confiesa con orgullo que «conseguir ser respetada haga lo que haga es un logro enorme».

Así es Luz, la Luz rockera que no se pierde un directo de AC/DC, pero también la Luz clásica que disfruta hasta las lágrimas con el concierto para piano número uno de Tchaikovsky o la intérprete que ha hecho «modern jazz» sin descuidar sus diez años de estudio de ballet. Todo su carácter vital resumido en una sentencia con resonancia: «Mi dedicación a la música va más allá de un trabajo, se trata de una necesidad casi física».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.