Twitter, red de microblo, tiene más de 328 millones de usuarios en todo el mundo
Twitter, red de microblo, tiene más de 328 millones de usuarios en todo el mundo - ARCHIVO

#280caracteresLuces y sombras del cambio radical de caracteres de Twitter

El anuncio de la plataforma de ampliar el espacio destinado a los mensajes ha pillado por sorpresa; rompe así con su tradición y despierta dudas acerca de su acogida entre los usuarios

MADRIDActualizado:

«Es un pequeño cambio, pero un gran paso para nosotros. Los 140 caracteres fue una elección arbitraria basada en el límite de los SMS de 160 caracteres». La argumentación de Jack Dorsey, fundador y director general de Twitter, acerca del controvertido anuncio de duplicar el espacio destinado a los mensajes se sostiene como parte de «la solución de un problema real» que los usuarios tienen al intentar escribir un «tuit».

Desde su puesta en marcha, la conocida red de micromensajes se había diferenciado de otras plataformas sociales por su brevedad y concisión. Despertando además nuevos códigos de comunicación, el invento se ha mantenido ajeno a otros cambios introducidos en las redes sociales. El definitivo adiós de los tradicionales 140 caracteres representa, así, un nuevo rumbo en una compañía que suma unos 328 millones de usuarios en todo el mundo, pero no ha logrado dar con la tecla del crecimiento.

Ahora, disponer de más espacio para expresarse permitirá, a su vez, disponer de más opciones para su estrategia publicitaria al contar con mayor permanencia en página. La razón esgrimida Un límite de caracteres más alto se inspiró en la forma en que la gente usa Twitter al escribir en idiomas como el chino, japonés y coreano. En el último año, sin embargo, y pese al esfuerzo de la red social para agrupar mensajes de la misma temática, los usuarios han popularizado los llamados hilos. Una tendencia al alza que, además, ha abierto la puerta a una nueva forma de expresarse más creativa.

«Va a perder identidad, va a llegar un momento en que no sabremos en qué red social estamos»Mauro A. Fuentes, de Ogilvy

De «traición» lo califica Mauro A. Fuentes, director de medios sociales de la agencia Ogilvy. Usuario de este servicio desde hace diez años, concibe a Twitter como un espacio que permitía, hasta entonces, resumir ideas complejas. «Twitter lo está contando con la excusa de que hay idiomas en los que 140 caracteres se pueden quedar cortos para expresar algo, de acuerdo, pon los 280 caracteres en Alemania y reduce el japonés a menos caracteres. Ese no es el motivo», señala a este diario.

Sin embargo, este experto considera que a los usuarios más entusiastas les costará asimilar este cambio. «Al público general le va a dar un poco igual, incluso ni se percatarán», apunta. «Va a perder identidad, va a llegar un momento en que no sabremos en qué red social estamos. Los 140 caracteres marcaban la personalidad de este entorno social, me encantaría que no la perdiera porque es una de las plataforma que más uso», señala.

A su juicio, la decisión de Twitter de haber ampliado el campo de texto se debe, en parte, a que la compañía americana está pasando momentos difíciles y «cualquier modificación que les haga ganar en número de usuarios activos será bienvenida, pero da la sensación de que van probando un poco a ciegas».

«No sólo es romper con su esencia sino que además convertiría Twitter en otra cosa, parecida a Twitter, pero otra cosa»Iván Rodríguez, de Pirendo

En la misma línea se posiciona Iván Rodríguez, analista de la firma Pirendo, que considera que «no sólo es romper con su esencia sino que además convertiría Twitter en otra cosa, parecida a Twitter, pero otra cosa». En su opinión, la tradicional longitud de los 140 caracteres era el factor diferencial de esta red frente a otras plataformas. «Es lo que de alguna manera lo hace especial y distinto a cualquier otra», lamenta.

Este experto, usuario veterano de Twitter, descarta sin embargo que se trate del cambio más radical que ha llevado a cabo la plataforma desde sus inicios en 2006, pero sí el que desde luego será más polémico si llega a extenderse a todos los usuarios. «Marcará definitivamente un antes y un después en el uso de la plataforma», sugiere. Pero, ¿qué problemas puede derivar este aumento de caracteres? «En principio, aguantar las parrafadas que ya hemos visto en otras redes, ahora en Twitter, lo cual ya es bastante problemático. Por otro lado ya considero bastante problema el que Twitter no sea Twitter».

Aventurándose a las verdaderas razones de proponer esta nueva forma de interactuar, Rodríguez señala que no entiende algunas decisiones tomadas por la compañía, «y menos ésta cuando se habla paralelamente de una función para cortar tuits en hilos». Twitter -recalca- necesita notoriedad cada cierto tiempo. «Es una red social enfocada en las noticias en la que no se habla de sus propias noticias, así que de esta manera vuelven a estar en boca, en tuit, de todos». Pese a la euforia inicial, este experto cree que los usuarios suelen llevarse antes de tiempo las manos a la cabeza ante estos cambios porque nos encanta el catastrofismo, «pero por el momento parece ser que se trata de un experimento a gran escala». Esperemos -reflexiona- que todo quede en eso, un experimento.

Pero entonces, más espacio, ¿más ventajas? La multinacional americana ha estado envuelta en una profunda crisis de identidad. Pionera en algunas funciones, la red ha visto cómo servicios más modernos y recientes eran más atractivos para el público actual. Se probaron nuevas características. La opción de ampliar los caracteres ha sido una de las que más ha sonado entre ellas, pero nunca acaba por llegar. La ampliación del número de caracteres ha estado desde hace tiempo en la mente de los responsables de la firma. En enero de 2016 se filtró que se estaban realizando pruebas internas para «tuits» más largos, de hasta 10.000 caracteres, aunque se descartó.

Lento pero mantenido, la multinacional americana volvió sin embargo, y tras varios trimetres cayendo, a la senda del crecimiento al anunciar un aumento del 6% en el número de usuarios activos mensajes pasando de 319 millones del cuarto trimestre de este año a registrar unos 328 millones de seguidores en todo el mundo.El número de usuarios diarios activos, por su parte, se incrementó un 14% en relación con el año previo, lo que supone el cuarto trimestre consecutivo en el que se acelera el crecimiento de este tipo de usuarios de la red social, aunque no se conocen las cifras absolutas.