José Antonio Marina, escritor y pedagogo; Stavros N.Yiannouka, director general de WISE; y Joe Hallgarten, director interino global de la RSA
José Antonio Marina, escritor y pedagogo; Stavros N.Yiannouka, director general de WISE; y Joe Hallgarten, director interino global de la RSA - ABC
Educación

¡Emergencia educativa! el sistema no puede formar a los trabajadores cualificados que se necesitarán en 2025

Expertos de la plataforma educativa WISE y José Antonio Marina, filósofo y autor del Libro Blanco de la Función Docente, advierten de la necesidad de impulsar el emprendimiento en las aulas y el liderazgo creativo en los equipos directivos

MADRIDActualizado:

La mayoría de los trabajos que habrá dentro de una década, de las herramientas que se emplearán en ellos y de los sistemas conceptuales en los que se desarrollarán ni existen hoy en día, ni los podemos prever siquiera. Por eso, convertir el sistema educativo en un motor de innovación es crucial para que no nos atropelle el vertiginoso ritmo al que se mueve la sociedad actual. «Estamos en una situación de emergencia educativa», alertaba esta mañana el escritor, catedrático de instituto y autor del Libro Blanco de la Función Docente, José Antonio Marina. «Solo el 16% de los trabajos en 2025 estarán ocupados por personas sin cualificación. Y el actual sistema no puede formar alumnos cualificados a la velocidad que necesita el mercado», advierte Marina.

En la presentación del estudio «Liderazgo público creativo: ¿Cómo pueden los líderes del sistema escolar crear las condiciones para un amplio sistema de innovación?», impulsado por la plataforma educativa WISE (Cumbre Mundial para la Innovación en Educación, por sus siglas en inglés), tanto Marina como Joe Hallgarten, director interino de la RSA (Real Sociedad para el fomento de las Artes, la Industria y el Comercio, por sus siglas en inglés), han puesto el acento en la necesidad de movilizar a profesores, padres, alumnos y políticos para transformar un sistema educativo «que no puede evolucionar por sí solo a la velocidad a la que se transforma la sociedad actual».

Rechazo al liderazgo público

Según Marina, los gobiernos deben garantizar sistemas educativos universales y gratuitos, pero también ecosistemas de innovación. El problema es que, por ejemplo, «en España no está bien visto el liderazgo público. No se fomenta. No tenemos ni siquiera un sistema para formar a los directores de colegios. Seguimos pensando que lo mejor es elegirlo democráticamente dentro del claustro», asegura Marina, que señala la reticencia de los propios profesores a los cambios como otro problema a superar si se quiere apostar por la innovación. «Los equipos directivos tienen que ser líderes, son los que pueden movilizar energías. Pero en Europa se ha tendido a ver la profesión docente como algo aislado. Nuestros profesores no están formados para colaborar con el resto de sus compañeros. Como dice en su estudio WISE, la innovación se hace en los márgenes del sistema».

Los padres tienden a ser muy reacios a la innovación dentro de la escuela

Y no solo desde los Gobiernos o el estamento docente hay reticencias a que el emprendimiento (entendido como actitud decidida para resolver problemas, no como actitud empresarial) se cuele en las aulas. Hallgarten también señala a los propios padres como una difícil barrera. «En general, los padres tienden a ser muy conservadores en lo que a educación se refiere. Es algo que está muy relacionado con la actual inestabilidad del mercado laboral al que ven que se van a enfrentar sus hijos», dice Hallgarten.

Las claves para hace viable la transformación que el sistema educativo requiere pasan, según el estudio de WISE por: construir el escenario para el cambio, reformas a largo plazo, desarrollar responsabilidades tanto para alumnos como para los centros, crear y proteger el especio de los diseños curriculares locales, innovar en evaluación, poner el foco en la innovación en las carreras de los docentes, dedicar una parte del gasto educativo a incubadoras de innovación, facilitar los sistemas colaborativos de aprendizaje y apostar por el emprendimiento en el eje del sistema de liderazgo.