Imagen de «Cecil»
Imagen de «Cecil» - archivo

Un cazador español tiene la cabeza de «Cecil», el león más imponente

Se ignora aún su identidad, pero pagó unos 50.000 euros por matar la estrella de la reserva Hwange (Zimbabue), al que sacaron engañado con cebo

Actualizado:

Se ha encontrado su cuerpo sin piel ni cabeza. «Cecil» era hasta el pasado día 1 la estrella de la reserva de Hwange, en Zimbabue, inmortalizado por miles de turistas. Un espectacular ejemplar de león de melena oscura de 13 años, el más grande de la región, líder de una manada compuesta por tres leonas y siete cachorros.

Las autoridades están intentando dar con la identidad del cazador, aunque ya saben que es español y que debió pagar unos 50.000 euros por acabar con la vida de este hermoso animal, todo un icono de la vida salvaje. La investigación sigue adelante con las evidencias que ya se tienen: engañaron al león (llevaba un collar de seguimiento que fue destruido) y lo sacaron del parque, situado en medio de fincas privadas, colocándole un animal muerto como cebo para atraerlo. «Le dispararon por la noche con arco y flechas para no hacer ruido y estuvo desangrándose hasta que lo remataron con rifles por la mañana. Podría considerarse una caza furtiva», explica el matrimonio formado por Luis y CJ Muñoz, de Chelui4lions, colaboradores de varias ong surafricanas y españolas, y de la británica Born Free.

«Nuestra misión es la defensa de los leones tanto en cautividad como en libertad. Estamos en contra de la caza y de la cría de leones en cautividad». A este desastre, añaden, hay que sumar el hecho de que el nuevo macho de la manada matará a los cachorros de «Cecil» para que las hembras estén dispuestas de nuevo a procrear. «¡Qué salvajada solo para que una persona y sus amigotes se den el placer de matar a un animal salvaje!», dicen. Este era «Cecil».

Aunque hay cazadores que en sus foros señalan que no se trata de una práctica ilegal, Beks Ndlovu, consejero delegado de African Bush Camps, grupo de empresas africanas dedicadas a los safaris, ha dejado claro en un comunicado que se opone radicalmente a que «cazar leones en cualquier área sea legal»: «Yo personalmente estaré animando a los Parques Nacionales de Zimbabue a que acuerden con funcionarios del Gobierno detener la matanza de leones con efecto inmediato». Según publicó National Geographic, este ejemplar llevaba un collar GPS como parte de un estudio en marcha desde 1999 para la Universidad de Oxford. Querían medir el impacto que la caza deportiva en los alrededores de este parque tenía en su población de leones: en las áreas de safari que rodean el parque, los cazadores mataron al 72% de los adultos etiquetados. Sobre si la muerte de «Cecil» es legal o ilegal, el responsable de este proyecto, Andrew Loveridge, señaló a esta publicación «varias irregularidades», como que las autoridades no emitieran «ninguna cuota de caza de león en 2015» y el hecho de que el collar de seguimiento fuera destruido.

Ahora están buscando la cabeza de «Cecil» entre los taxidermistas del país, aunque de momento no la han localizado; sospechan que fue sacada ilegalmente de Zimbabue. Chelui4lions ha escrito «a las autoridades Cites de España, que se ocupa del comercio internacional de especies amenazadas, y la Unión Europea para que se les deniegue el permiso de importación como trofeo de caza a los que pretendan importar la cabeza de Cecil». Señalan que desde que comenzó este año es necesario un permiso de importación para traer trofeos de caza a los países de la UE. «Antes no era necesario y los metían como enseres particulares. Hemos descubierto que entre 2007 y 2012, España estuvo a la cabeza de los países europeos, con diferencia, en la importación de trofeos de león desde Sudáfrica: según las licencias de exportación de este país, casi 450 cabezas. Le sigue Alemania con 100 para el mismo periodo de tiempo. Lo que hay que hacer es prohibir definitivamente la importación de trofeos de caza de león en Europa». Puedes leer más en elcorreo.com