sociedad

Cancelan en Salamanca una muestra por incluir «imágenes inadecuadas» sobre Rajoy y Doña Cristina

Actualizado:

El Ayuntamiento de Salamanca decidió ayer revocar la cesión de uso para la exposición programada en el centro Julián Sánchez «el Charro», «No apto para todos los públicos», del autor Ausín Sáinz, porque según denunciaron el artista ocultó el contenido de las obras, que incluyen imágenes de Mariano Rajoy y Luis Bárcenas o la infanta Cristina, con conceptos escatológicos.

Fuentes del Consistorio aseguraron a Ical que la revocación de la autorización para esta exposición fue propuesta por el técnico responsable del centro municipal al que, previamente, afirmaron que el artista no le había mostrado el contenido de determinadas obras .

En concreto, consideraron que la muestra contenía imágenes «inadecuadas» para el público, eminentemente familiar, que acude a este espacio de participación ciudadana donde se programan diariamente ludotecas infantiles o numerosas actividades deportivas.

Por su parte, el artista negó estas acusaciones y aseguró que cuando solicitó exponer en dicha sala hace tres años, envió diferente documentación y material gráfico sobre su obra, que «siempre» ha estado relacionada con la «denuncia social». En este sentido, Ausín Sáinz manifestó a través de un comunicado que «la corrupción es en la actualidad el tema más relevante» y por ese motivo se incluyen trabajos relacionados con esta cuestión.

Además, justificó que si hubiera querido «engañar» al Consistorio como se le acusa, no habría montado la exposición cuatro días antes de su inauguración, prevista para el próximo viernes 7 de febrero, sino que lo hubiera hecho el día de la inauguración. También, explicó que durante los días previos había anunciado en las redes sociales la muestra y para ello, fue subiendo imágenes que formaban parte de la misma, por lo que eran de carácter público y no las ocultó.

Por último, acusó al Ayuntamiento de «censurar» su trabajo y apuntó a que se debe a que incluye críticas al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que retrata junto a Bárcenas, con una «mierda en la cabeza» y confesó que le hicieron sentir «como un delincuente» al acudir la Policía Local a retirar las obras ya colgadas en el centro e impedirle documentar gráficamente estos hechos.